Abatidos los presuntos asesinos del empresario de Celadilla

DB
-
Abatidos los presuntos asesinos del empresario de Celadilla - Foto: Alberto Rodrigo

Los cuatro delincuentes iniciaron un tiroteo cuando la Policía venezolana trató de detenerlos en la misma carretera en la que asaltaron a Sergio Santamaría

Los cuatro delincuentes venezolanos presuntamente implicados en el asesinato del empresario burgalés Sergio Santamaría, natural de Celadilla Sotobrín, han fallecido  como consecuencia de los disparos de la Policía. Los presuntos asesinos, según informa el periódico venezolano Panorama, viajaban en un vehículo Caprice y emprendieron la huida cuando una patrulla de la Policía ordenó que se detuvieran. En su fuga, el vehículo chocó contra unas piedras y los cuatro ocupantes se bajaron del mismo  comenzando a disparar a los agentes, resultando heridos los cuatro delincuentes, que fallecieron poco después en el ambulatorio rural El Lucero. En el lugar del suceso la Policía venezolana intervino cuatro armas de fuego, dos revólveres de los calibres 38 y 32, una pistola 380 y un rifle calibre 30, según indican las mismas fuentes.
El enfrentamiento entre los delincuentes y los agentes de la Mancomunidad Policial de la Costa Oriental del Lago, en el sector Los Dulces, se registró en la carretera de Lara-Zulia, en el municipio Cabimas, la misma carretera en la que el pasado día ocho fueron asaltados e heridos de bala el empresario burgalés y su conductor cuando trataban de huir de esta banda que quería robar su vehículo, un Toyota Avalón.
El empresario Santamaría, dueño de la librería San Agustín, en Ciudad Ojeda, le hirieron en la cadera (la bala llegó al estómago) y en la pierna, mientras que su conductor recibió un disparo en la cabeza, pero fue capaz de conducir durante tres cuartos de hora para llegar al hospital más cercano.
Santamaría fue operado y todo parecía que transcurría con normalidad hasta que su estado se complicó y falleció, según manifestó uno de sus hermanos, Poli Santamaría, que reside entre la localidad de Celadilla Sotobrín y Burgos, «posiblemente por la falta de medicamentos».
 El empresario burgalés había estado el pasado verano en su pueblo natal y trasladó a la familia su  temor por la situación que vive Venezuela, lo que le obligaba a adoptar medidas de seguridad, como el cambio de vehículo e itinerarios cuando tenía que desplazarse. Ese temor había comenzado ocho años antes cuando secuestraron al hijo mayor de Sergio Santamaría, que fue liberado gracias a las negociaciones de las embajadas de Chile y Venezuela.