La climatizada tuvo 54.000 euros de déficit aunque sumó 70.000 entradas

A.C. / Medina de Pomar
-
La concejal de Urbanismo, Mónica Pérez, el alcalde, José Antonio López Marañón, y el edil de Deportes, Carlos Arce. - Foto: A.C.

El equipo de gobierno mostró ayer su satisfacción tras el primer año de gestión municipal en el que se ha subido de 300 a 820 socios y anunció que trabajará para reducir el déficit

El equipo de gobierno cumplió ayer el compromiso dado y rindió cuentas tanto de la actividad como de las cifras económicas de su primer año de gestión al frente de las piscinas climatizadas, primero en la Comisión Municipal de Deportes y después ante los medios de comunicación. Las cifras de usuarios de las instalaciones son espectaculares con 70.000 entradas registradas por el torno en el año 2013 y un ascenso de los 300 socios que dejó la empresa Aquagest (ahora Aquona)a los 820 al cierre del año 2013, así como 250 niños inscritos en cursos de natación. En el apartado económico, con unos ingresos de 176.000 euros y unos gastos de 230.000, el déficit del servicio fue de 54.000 euros el pasado año, pero la edil de Urbanismo, Mónica Pérez, ya avanzó que en 2014 «vamos a intentar reducir ese gasto».
Muchas han sido las claves del éxito. Todo comenzó con una intensa campaña de promoción en todos los ámbitos y en las redes sociales. Continuó con la entrada en vigor en enero de una nueva estrategia en la que los socios comenzaron a pagar una cuota mensual, que puede oscilar entre los 26 euros del socio individual empadronado a los 38 de un matrimonio y dos hijos, pero que da la oportunidad de disfrutar de las piscinas y también del gimnasio junto a nueve disciplinas deportivas distintas. Un nuevo horario continuado de once horas y media de lunes a viernes ha sido otro de los cambios.
Con una media de 300 entradas diarias, el servicio municipal de las piscinas climatizadas se ha convertido en el más utilizado de la ciudad, pero el objetivo del equipo de gobierno es seguir creciendo y elevar las 70.000 entradas actuales hasta 100.000, así como el número de socios a un millar, un trabajo que junto con la redu-cción de los gastos en consumo de combustible podría ayudar a equilibrar sus presupuestos.
En 2013, solo el consumo de gasoil ascendió a 78.000 euros. De ahi la intención de sustituir una caldera de gasoil por otra de gas propano, como anunció el alcalde, José Antonio López Marañón «algo que nos garantiza un ahorro del 40%». Este cambio, aún por concretar, reduciría en 31.000 euros esta partida. En total, los gastos de mantenimiento, que incluyen el combustible, la electricidad, productos químicos y otros, se elevan a 130.000 euros. Como indicó la edil de Urbanismo, se trata de los más elevados, pero también son los que hacen posible mantener la temperatura del agua, del ambiente y la limpieza, aspectos que «cumplimos a rajatabla y que hacen que superemos los controles mensuales sin haber recibido ninguna anotación hasta ahora».

Diez trabajadores

Junto a esta partida, los gastos de personal suben a 100.000 euros. Diez personas, cinco a tiempo completo y el resto a tiempo parcial, atienden a los usuarios de las climatizadas. Su dedicación y esfuerzo fueron destacados por los tres ediles que aplaudieron su implicación en la mejor atención a los usuarios de la piscina y sus servicios deportivos, entre los que se cuentan el total training, aerobic, abdominales, gap, aerostep, pum fitnnes, yogalates, pilates, aquadulce o spining y las últimas incorporaciones, el kick thai y el baile moderno, ambas solicitadas por los usuarios. Asimismo, destacaron que todos los monitores son profesionales de su área deportiva.
A pesar del déficit económico, el alcalde destacó que «tenemos una piscina totalmente rentable porque el usuario está contento y todas las instalaciones y servicios públicos son deficitarios aquí y en otros municipios». En la misma línea, Mónica Pérez y el edil de Deportes, Carlos Arce, destacaron el papel que está jugando este servicio en la creación de hábitos saludables entre los jóvenes y la atra-cción cada vez mayor que también suscita entre los mayores de la ciudad, a quienes los monitores invitan a realizar tablas de ejercicios personalizadas y adaptadas a sus condiciones físicas.
Las piscinas climatizadas también atraen a numerosos residentes de verano y de fin de semana, así como a cada vez más usuarios de poblaciones vecinas, como Villarcayo, Trespaderne, el Valle de Tobalina o Espinosa, algo que también se destacó.