La Policía alerta de nuevas visitas de falsos revisores

DB
-

Dos hombres que se hacen pasar por técnicos profesionales se personan en los domicilios, distraen a las víctimas y aprovechan para robar joyas o dinero

Alertan de visitas de falsos revisores de gas o electricidad

Poco después de acabar la Navidad y con el comienzo del nuevo año, los falsos revisores de electricidad han vuelto a 'visitar' viviendas con la excusa de revisar la instalación. Por el momento han sido dos las denuncias que se han presentado en la Comisaría Provincial y en ambas los autores y el modo de proceder son idénticos. Se trata de dos varones cuyas características físicas facilitadas por las víctimas son muy genéricas.  
En el primer caso, la víctima es una mujer de avanzada edad que en ese momento se encontraba sola en casa y que no sospechó cuando se personaron en su domicilio dos varones diciéndole que eran trabajadores de una compañía eléctrica y debían hacer una revisión. La señora confiada, les franqueó la entrada y mientras uno de ellos se mantuvo en la cocina con la mujer acaparando su atención, el otro recorrió la vivienda con la excusa de revisar y detectar un problema en la instalación. Cuando se marcharon la señora se percató que varios cajones estaban revueltos y habían desaparecido joyas y dinero en efectivo. 
El otro denunciante es un hombre y con él los falsos 'técnicos' emplearon el mismo método para acceder al domicilio, si bien en este caso uno de ellos le pidió que le acompañara por las distintas habitaciones para indicarle dónde se encontraban los puntos de luz, así la víctima no supo lo que estaba haciendo el otro individuo. Fue cuando su mujer llegó a casa y comprobó que les faltaban diversas joyas. 
Las recomendaciones de la Policía Nacional para evitar ser víctimas de hechos de esta naturaleza, en los que los delincuentes se aprovechan sin ningún tipo de escrúpulo de la voluntad de personas mayores se resumen en no dejar entrar a extraños en sus hogares, desconfiar de personas que llaman a la puerta ofreciendo cualquier producto, desconfiar de los servicios técnicos que no se hayan solicitado previamente, no pagar en efectivo ninguna revisión, no dejar a nadie ajeno que acceda solo a las distintas estancias del domicilio y tener a mano el teléfono y ante la mínima sospecha llamar al 091.