Ven «imposible» iniciar el curso con 15 alumnos por clase

B.G.R.
-

Sindicatos y directores de centros consideran aventuradas las palabras de la ministra Celaá. La propuesta obligaría a duplicar plantillas

El calendario escolar para este curso no se ha modificado y aún se desconoce cómo será el del próximo. - Foto: Patricia González

De aventurada, inviable e imposible. El profesorado se refiere con estas palabras a la última propuesta de la ministra de Educación, Isabel Celaá, sobre el regreso a las clases el próximo curso, que recoge la reducción a la mitad del número de alumnos por aula, con un máximo de 15, teniendo que compaginarse la enseñanza telemática con la presencial. Entre los argumentos que expone el colectivo se encuentra el de que la medida supondría tener que «duplicar plantillas», además de que considera que lo más importante ahora es centrarse  en cómo finalizar este tercer trimestre y en la necesidad de contar con docentes y familias a la hora de abordar la vuelta en septiembre.

«Creo que hay que ir más despacio y con cautela» subraya Ana María Martínez, directora del colegio público Fernando de Rojas, con más de 1.100 alumnos, quien considera que lo que toca en este momento es «concentrarse en terminar este curso» e insta al departamento gubernamental a «escuchar a todos los interlocutores, a los que estamos a pie de obra, pero no se pueden lanzar globos sonda». Porque, en su opinión, este tipo de anuncios generan «mucha incertidumbre y malestar» tanto en el profesorado como en los padres.

En la misma línea se expresa Mari Luz García, responsable del instituto López de Mendoza, con 1.200 estudiantes. Considera que la posibilidad avanzada por la ministra en sendas entrevistas en 20 Minutos y Heraldo de Aragón, podría tener una mejor aplicación en centros educativos pequeños, como es el caso de la escuela rural, pero no en la inmensa mayoría de los de la capital. ¿Quién no tiene 30 alumnos por aula?, subraya, llamando después a la prudencia «hasta que no haya anuncios oficiales», teniendo en cuenta, además, que «se trata de aspectos generales que luego tiene que concretar la Consejería de Educación» de la Junta.

(Más información, en la edición de papel de hoy de Diario de Burgos)