Un golpe pequeño, pero muy enérgico

DB / Sotoscueva
-
Los tres niños de la imagen observan la escultura de Miguel de Cervantes realizada por el escultor. - Foto: DB

En el taller de escultura del artista Juan Manuel Álvarez se enseñan los procesos y mecanismos de este arte

Un golpe pequeño, otro enérgico, los dedos en tensión, cinceles, gradinas, bujardas y martillos son los sonidos que se pueden escuchar en el taller que Juan Manuel Álvarez Romero ha inaugurado este verano en Las Merindades, al norte de la provincia de Burgos. La talla en piedra arenisca y caliza es el material que todos aquellos que se interesan por el arte de esculpir han tenido que manejar. Y así lo han hecho los protagonistas de los talleres, los creadores noveles que han decidido acercarse los meses de julio y agosto hasta este taller ubicado en el pintoresco pueblo de Entrambosrios de Sotoscueva, junto al complejo kárstico Ojo Güareña.
Con la mirada posada en la piedra, Eduardo, uno de los alumnos que disfruta de estas ‘masterclass’ en agosto, comenta que se enfrenta a un reto seductor como la realización de una escultura clásica en 10 días de taller. Marta sin embargo, que pasa unos días de veraneo en la zona, está creando una serie de esculturas abstractas combinando piedra, hierro y madera; no puede ocultar su emoción al descubrir esta disciplina artística y lo que la está aportando.
La estancia en este taller pretende ser un exhaustivo recorrido por el arte en todas sus formas. El prolífico artista Juan Manuel enseña desde primeras horas de la mañana los procesos y mecanismos necesarios para crear un hilo transformador de los materiales extraídos de canteras de la zona. Explica que el ser humano sigue siendo uno de los temas más comunes en las obras que está realizando tanto él como sus alumnos en estos meses de verano, entre la que destaca un busto dedicado a Miguel de Cervantes.
Además, la oferta de la Casa Taller es amplia en esta primera fase. Es un espacio abierto de creación, un centro de investigación y reflexión donde fluyen multitud de sinergias y que se enmarca dentro de un proyecto, a corto plazo, de crear una residencia artística internacional para quienes también deseen establecer una relación próxima con la belleza de un entorno natural único y que, según el artista, es una continua fuente de inspiración. Para conocer ese entorno, el artista ofrece también la posibilidad de realizar rutas guiadas por las vías verdes de Las Merindades. «Principio y futuro de una aventura idílica recorriendo esta comarca burgalesa de Las Merindades donde pueden surgir las ideas de todo aquello que nos reconforta y que pueden verse reflejadas en este caso en la talla de una piedra que poco a poco comienza a hablar», explica el escultor.
Para más información sobre este proyecto se puede consulta la página web www.manearte.com/talleres.