El promotor de la macrogranja de Llano renuncia al proyecto

S.F.L.
-

La memoria que presentó en Medio Ambiente el año pasado incumple varias normativas, incluidas las urbanísticas. No se descarta la posibilidad de que se presente otro documento corregido

Vecinos de Llano y de localidades cercanas se han manifestado en varias ocasiones en contra de la macrogranja. - Foto: Luis López Araico

Jacinto Rejas, promotor  de la explotación porcina de 2.656 cerdas y sus lechazos de hasta 20 kilos prevista para Llano de Bureba, ha presentado en Medio Ambiente un desistimiento del proyecto. El expediente ha permanecido parado durante meses porque presentaba varios errores urbanísticos y ante la imposibilidad de seguir adelante con el proyecto, el inversor lo ha abandonado. El delegado territorial de la Junta, Baudilio Fernández-Mardomingo, asegura no estar  en condiciones de afirmar sí será una decisión definitiva porque «cabe la posibilidad de que se presente un nuevo trabajo con los errores solventados».
Desde que saliese a la luz la idea de la construcción de la granja, vecinos y veranenates de la localidad burebana han luchado en contra del proyecto argumentando «motivos de impacto medioambiental, contaminación por la cantidad de purines que se generarían, salubridad y las molestias y trastornos  para el desarrollo de una vida cotidiana con malos olores». Hace un año constituyeron la Asociación ‘Granja No’ y desde entonces han intentado que el trabajo no se ejecutara. 
Presentaron un total de 215 alegaciones a la Junta en las que consistorios de la zona como el de Piérnigas o el de Quintanilla Cabe Rojas mostraron su apoyo, al igual que diferentes colectivos como la Asociación Cultural Amigos de Llano y Ecologistas en Acción. Además de las alegaciones, los grupos contrarios a la granja recogieron más de 800 firmas personalizadas en distintas localidades de La Bureba y otras 1.650 a través del portal change.org, 
Un respaldo que David Martínez, presidente de Comisión, consideró «fundamental para que el proyecto se paralizara y se estudiará más a fondo». También se hizo entrega de estudios de diferentes empresas sobre el desarrollo del impacto ambiental que presentó el promotor, donde según Martínez, la memoria estaba «carente de rigor, lleno de faltas, de errores, duplicidad de datos e inclusive alude a poblaciones que no tienen nada que ver con Llano». Once meses han pasado desde que los miembros de la Plataforma proporcionaron a la Junta las argumentaciones en contra de la edificación de la granja porcina y ha sido en el mes de junio cuando se les ha comunicado que el expediente de la explotación, que estaba prevista ubicarse a 1.800 metros del pueblo, se había cerrado de forma definitiva. En noviembre, tres miembros de la Asociación se reunieron con Fernández-Mardomingo y con su técnico asesor, Rosario Real, con la finalidad de informar de las acciones realizadas por la Asociación desde que tuvo conocimiento por el BOCYL de la implantación de la granja. El delegado territorial se comprometió en «escucharles y seguir el caso de manera personal».
 A pesar de estar contento por el desistimiento del proyecto, el portavoz de ‘Granja No’ se teme que el inversor prepare uno nuevo. «Tenemos sospechas de que Jacinto Rejas está preparando una nueva memoria con los fallos corregidos». El delegado afirma que «el empresario está en todo su derecho y que la Junta tiene un gran compromiso con que las cosas se hagan bien».