Los súper disparan sus ventas online un 500% desde marzo

L.M.
-

Algunas grandes superficies reparten a diario en la capital más de 200 pedidos a personas de avanzada edad o que no pueden salir a hacer la compra por estar aisladas o ser de riesgo

Muchas empresas auxiliares de logística han redirigido su trabajo por el gran aumento de los pedidos estas semanas. - Foto: Luis López Araico

El pánico generalizado que cundió en buena parte de la población cuando empezó a comprender que llegaban semanas de confinamiento, sin salir de casa salvo para casos excepcionales, provocó un terremoto en los lineales de los supermercados. Los españoles, y entre ellos los burgaleses, se lanzaron días antes de decreto del estado de alarma y una vez impuesto a las cadenas de alimentación, mercados y tiendas de barrio a por provisiones para no tener que salir de sus domicilios durante un tiempo prolongado. Recordadas son las enormes colas de carritos llenos de una infinidad de productos: la carne volaba, los trabajadores no daban a basto para reponer los cajones y el papel higiénico fue, sin lugar a dudas, el protagonista. No obstante, hay muchos vecinos que por miedo al contagio con la COVID-19 o dada su condición de personas de riesgo -con problemas respiratorios, diabéticos o de avanzada edad- han optado por la compra online o telefónica en las compañías que lo tienen disponible.

Aunque cada una es un mundo, a groso modo el incremento de este canal de venta se ha disparado durante los últimos dos meses un 500%, siendo la última quincena de marzo y la primera de abril -confinamiento total por el cierre de industria y construcción- los dos tramos con mayor volumen de clientes. La transformación de los hábitos de compra ha sido casi ‘obligada’ pero está siendo vital para muchas personas, amén de la creación de puestos de trabajo que está reportando para una multitud de mercantiles dedicadas al mundo de la logística. «La venta de alimentación online era residual, partía de una cuota de apenas el 2% y estas últimas semanas ha crecido mucho», apunta Isabel de la Parte, presidenta de la Asociación de empresarios de Supermercados de Castilla y León (Asucyl). En el caso de Corte Inglés, desde el centro de Hipercor gestionan cada día más de 200 pedidos, una cifra nunca antes vista y que les ha hecho redoblar esfuerzos; la atención telefónica ha incorporado trabajadores de otros departamentos, y en el propio centro comercial se ha habilitado un espacio reservado para su tramitación. «No podemos entregar más porque las rutas de los conductores no dan», apuntan fuentes de la compañía.

(Más información, en la edición de papel de hoy de Diario de Burgos)