Más cooperar y menos triunfar

H.J. / Burgos
-
El director del Instituto de la Juventud (i), con la presidenta de Scouts Castilla y León y otras autoridades. - Foto: Luis López Araico

Los Scouts de Castilla yLeón celebran su asamblea regional en Burgos subrayando la importancia de los valores en un momento económico y social que fomenta el individualismo

Los Scouts de Castilla yLeón celebraron este fin de semana en Burgos su vigésimo quinta asamblea regional, una oportunidad para repasar las tareas realizadas durante el año pasado y para plantearse los nuevos objetivos de futuro.
Un centenar de responsables de esta organización participaron en diversas actividades de organización y formación interna, así como en el balance de gestión y la propuesta de nuevas actividades. Y todo ello con la situación económica como telón de fondo, que en el caso de los Scouts les preocupa especialmente por la crisis de valores que trae consigo.
Jesús Claudio, responsable de Formación de Scouts Castilla y León, explicaba que un movimiento como el suyo, que trabaja en la educación integral no formal de niños y jóvenes, se siente especialmente alertado ante el «desencaje entre las formas educativas de los centros formales e informales y el desajuste social. Queremos una sociedad más justa, más tolerante y dialogante y sin embargo los valores que se transmiten desde medios de comunicación o estándares globalizados hablan de una cultura mucho más agresiva, competitiva y menos cooperativa, del triunfar en lugar del cooperar».
El éxito económico, que se coloca muchas veces como el principal objetivo vital, trae consigo unas «consecuencias y una brecha en la formación», apuntó Claudio.» Puede haber una disociación en gente muy formada intelectualmente pero con muy pocos valores humanos o con muy pocos valores de tejido social, de mirar por el otro y crecer juntos, en lugar de hacia el triunfo económico como algo individual, sin la miga tradicional de la cultura española».
Los Scouts son actualmente el movimiento asociativo juvenil más importante de Castilla yLeón, con más de 3.100 componentes en el conjunto de la región y más de 700 en Burgos, pero a diferencia de corrientes como el 15-M u otras expresiones de indignación, que trasladan su protesta a la calle y a los ámbitos políticos, su lugar de trabajo es «el educativo», desde el que también tratan de formar personas «más libres, más auténticas y más críticas», con el componente cristiano propio del grupo fundado por Lord Baden Powell.

Para el futuro

Al inicio de la asamblea asistió el director general del Instituto de la Juventud de Castilla y León, César Burón, quien valoró el trabajo que desarrolla el movimiento Scout con «un ocio en valores» para los niños y jóvenes de la región «que además les ayuda a mejorar sus capacidades para el futuro».
Pese a que los jóvenes son uno de los colectivos que más está sufriendo los efectos de la crisis, Burón destacó que «hay una generación inmersa en este problema pero es la generación mejor formada, abierta no solo a otras comunidades de España sino también abierta al mundo, formada en valores y cultura y estará preparada para cuando empecemos a remontar el vuelo pueda estar pilotando el futuro de este país».