De mente ausente

P.M.G.
-

Lara Pérez se prepara para examinarse de las oposiciones en noviembre, por lo que no tiene ni un minuto que perder con las fiestas. De hecho, ni siquiera se ha leído el programa

De mente ausente - Foto: Patricia González

En una carrera de fondo, como lo es una oposición, la constancia es una de las claves del éxito. Así pues, para no perder el ritmo y por muchas fiestas que haya, Lara Pérez no modificará su hábito de estudio y no participará de manera activa en los festejos, puesto que alrededor del mes de noviembre se examinará para poder entrar en el cuerpo de Administrativos del Estado. Como afirma, por muy lejos que parezca la fecha de la oposición, el tiempo pasa muy rápido.
Por eso mismo, a ella estas fechas no le condicionan su rutina. Aunque trabaje a media jornada por la mañana, intenta madrugar para aprovechar a estudiar durante una hora antes de ir a la oficina. Después de volver y comer llega el momento en el que se sienta de verdad y estudia «hasta que aguante», admite. Puede acabar a media tarde y tener tiempo libre para hacer deporte o que le dé la hora de cenar y no haya terminado. La productividad depende un poco del día y al no tener un temario tan amplio y variado para el que prepararse, su gestión del estudio varía de una jornada a otra.
Aun permitiéndose esa flexibilidad, la estudiante es exigente y no piensa perder muchos minutos de estudio por las fiestas de la ciudad. «No creo que sacrifique una tarde entera, quizá una del fin de semana sí, pero entre semana imposible», pronostica. Ni siquiera va a tener que acercarse a la Academia Nueva Castilla, que es en la que se prepara, ya que no tiene clase esta semana. Y viviendo alejada del centro como vive, tampoco se ve molestada por el ruido de la calle, por lo que, si no sale mucho al exterior, Burgos para ella será el mismo de siempre.
O casi. Pérez admite que no va a renunciar del todo a las fiestas e igual sustituye el deporte que realiza después de estudiar con una salida fugaz con sus amigos, según le cunda el día. Como alega además, «cuando estás todo el día estudiando y trabajando pienso que es importante descansar y despejar la mente».
Pero ahí se quedará la cosa, en apuntarse a un plan sobre la marcha, cenar fuera y recogerse rápido para no perder tiempo el día siguiente. «Es duro decir que no a los planes», lamenta la opositora, sobre todo porque es aficionada a los conciertos nocturnos, a los que este año tendrá que renunciar casi en su totalidad. De hecho, ni se ha mirado el programa para ver quien venía en esta edición.
Así pues, este periodo festivo que para muchos copa el calendario año tras año, para Lara Pérez sólo será la excusa para salir son sus amigos, pero sin participar de lleno en sus actividades. Al final, como ella misma resume, los Sampedros se repiten todos los veranos así que no le supone mucho perdérselos una vez, ya los recuperará a la siguiente.