Detectan un posible primer caso de listeria en un extranjero

Agencias
-

Se trata de un ciudadano inglés que se pudo contagiar en Andalucía y posteriormente regresó a Reino Unido. Sanidad no descarta nuevos diagnósticos en más países aunque anuncia que el brote está remitiendo en España

Detectan un posible primer caso de listeria de un extranjero

El Ministerio de Sanidad ha confirmado hoy la existencia del posible primer caso de listeriosis que ha salido fuera de España y que se corresponde con el de un ciudadano inglés que, al parecer, se contagió en Andalucía y posteriormente regresó a su país.
Lo ha avanzado a la Cadena Ser el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón, quien ha explicado que, a falta de la confirmación definitiva, se trata de un turista que ingirió carne mechada en Andalucía, donde acudió a un centro sanitario.
Posteriormente viajó a Francia, país al que llegó la confirmación de que tenía listeriosis y donde estuvo un par de días ingresado en un centro hospitalario antes de continuar su viaje a Reino Unido.
El contagio se habría producido en Andalucía donde estuvo a mediados de agosto, y ahora las autoridades sanitarias están a la espera de "confirmar si su cepa es igual que las cepas que están circulando por aquí y si estaba o no contabilizado en los casos de Sevilla", ciudad en la que fue atendido, ha explicado Simón.
Este caso llegó al Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad el pasado viernes por la tarde, ha dicho Simón, quien no descarta que aparezcan más en otros países. Además ha indicado que el brote de listeriosis está remitiendo aunque aún no se puede descartar que se produzca algún rebrote.
El sistema de control español "es bueno pero mejorable", ha dicho, y ha reconocido que, en esta ocasión, "los plazos podrían haber sido más cortos" y que la cantidad bacteria de listeria encontrada en los productos de la empresa Magrudis indica que no se ha tratado de un "pequeño error" sino que "ha habido un fallo mayor de lo que debería". "Bacterias hay por todas partes pero hay mecanismos para eliminarlas", ha aseverado Simón quien ha subrayado que "una carne envasada no debe tener listeria a la salida de la empresa" y que "hay mecanismos para evitarlo".

 

Dos casos animales

La Confederación Empresarial Veterinaria Española (CEVE) ha informado de dos casos de perros con listeriosis que consumieron la carne mechada de La Mechá, contaminada con la bacteria listeria.
Según CEVE, este segundo perro infectado, que tuvo acceso "de manera accidental" a una cantidad de carne contaminada que se había desechado, fue llevado "inmediatamente" a un hospital veterinario de Sevilla, en donde se le ha practicado un lavado de estómago y se le ha administrado un tratamiento antibiótico preventivo. El animal permaneció inicialmente en observación, aunque ya ha sido dado de alta. 
Los veterinarios también han denunciado el primer caso de un perro afectado, "altamente sospechoso" de tener listeria. Se trata de un galgo de 10 años de edad que ha mostrado "síntomas digestivos" tras ingerir carne contaminada. Los propietarios, una familia con varios afectados hospitalizados en Málaga a causa del brote, acudieron a un centro sanitario veterinario el pasado viernes por las sospechas de que su mascota pudiera estar infectada. 
"Nos parece sorprendente que desde la administración se siga sin advertir del riesgo que supone una eliminación inadecuada de los restos contaminados, en especial para las familias que tienen animales en sus casas. No es suficiente tirar los restos a la basura, pues no es excepcional que algún animal pueda acceder a ella", comenta la presidenta de CEVE, Delia Saleno. 
Saleno también ha querido advertir a la población del peligro para la salud pública de las dietas para perros y gatos a base de carne cruda, ya que "al carecer de tratamientos térmicos se pueden convertir en vehículos de transmisión de enfermedades, especialmente en el caso de aquellos microrganismos, como la listeria, que son capaces de reproducirse a temperaturas de refrigeración". "No debemos olvidarnos de que estas dietas se conservan en la única nevera del hogar y se preparan en la misma cocina que el alimento para las personas, lo que supone un alto riesgo de contaminación cruzada. Además, por el comportamiento de acicalamiento, las bacterias presentes en la boca de los animales se transfieren a su pelaje, representando otra fuente de infección para las personas vulnerables", alerta.