Armando Robredo, el alcalde invicto

A.C.
-

El sábado dejará la Alcaldía del Valle de Mena después de 40 años en los que ha dotado al municipio de los servicios básicos, pero también ha logrado que fuera el primero de la comarca en contar con un Centro Joven o un cine y teatro

Armando robredo, el alcalde invicto

Armando Robredo asistirá esta tarde a su último pregón de las fiestas de Villasana como alcalde, un cargo que deja el sábado después de 40 años. En aquel lejano 1979, con solo 22 años, se tuvo que hacer cargo de la Alcaldía a los pocos meses de las primeras elecciones democráticas para sustituir a José Luis Ranero Gutiérrez. Después han venido nueve victorias consecutivas por mayoría absoluta siempre con un millar o más de votos. El techo lo alcanzó en 1987 con más de 1.400 y en 2015 volvió a rozar el millar de papeletas. Con 62 años, Armando Robredo deja la política municipal invicto y sabedor de que junto con su equipo ha logrado que el Valle de Mena fuera pionero en la puesta en marcha de numerosos servicios públicos. 
Robredo, quien se ha sabido adaptar a la perfección a los nuevos tiempos es el único alcalde de la comarca que deja escrita cada mañana su agenda en Facebook e ilustra con sus propias fotografías las obras que visita y los avances municipales. Metódico y dado a programar y planificar sus políticas, conserva información de todos sus pasos y solo la Memoria de Gestión de la legislatura 2015-2019 suma 62 páginas a todo color.
La comunicación a los vecinos de cada uno de los proyectos municipales ha sido uno de los ejes de la política de este alcalde y puede que uno de sus secretos para acumular mandato tras mandato en un extenso municipio formado por 125 núcleos de población, en los que viven dispersas casi 3.800 personas. Apostó por editar una Revista Municipal en 1983. En 1989 ya salía en color y sigue siendo uno de los vehículos para acercar a los vecinos la gestión municipal. Ningún Ayuntamiento de Las Merindades cuenta con una publicación similar. Fue pionero en el desarrollo de una página web en 2007, cuando pocos apostaban por internet como el gran vehículo para llegar a sus vecinos y en los últimos años se ha sabido desenvolver en las redes sociales, entre ellas, Facebook, WhatsApp o Twitter, haciendo del Valle de Mena de nuevo uno de los pioneros.

Armando robredo, el alcalde invicto
Armando robredo, el alcalde invicto - Foto:
«Todo estaba por hacer» cuando llegó a la Alcaldía. Así lo señalaba en el saludo de su Memoria de Gestión de 2015 a 2019, seguramente su carta de despedida que termina con agradecimientos a asociaciones y trabajadores municipales. El municipio carecía de las infraestructuras más básicas, de alumbrado, alcantarillado o pavimento en sus calles y más de 80 kilómetros de carreteras-caminos. El trabajo pendiente era ímprobo y desde entonces el Robredo Cerro ha dado respuesta a todos los servicios básicos con diferentes planes, como el de alumbrado o el de carreteras. También ha ido avanzando hasta cerrar capítulos como el de la recogida de basuras que hasta la legislatura 2007-2011 no logró llegar a todos los pueblos del Valle. Oconseguido que la Junta de Castilla y León diera solución a los graves problemas de abastecimiento de agua de catorce pueblos entre 2002 y 2008 gracias a la inversión de 2 millones de euros, aportados al 90% por la Administración regional y al 10%, por el Consistorio.
defensa del medio ambiente. Desde su puesto y junto a sus sucesivos equipos de gobierno ha sido firme contra todo lo que pudiera afectar a la riqueza natural del Valle de Mena. Plantó cara a los parques eólicos, negándose a que modificarán las cumbres de los montes de la Peña o de Ordunte;fue rotundo con el fracking; y siempre contrario al funcionamiento de Santa María de Garoña.
Sin embargo, sus detractores sacan punta a algunas políticas medioambientales, como la inexistencia de redes de saneamiento en la gran parte de las aldeas y pequeños pueblos del municipio, algo que según Armando Robredo no afecta al medio ambiente, al estar cubierto el servicio con fosas sépticas en cada vivienda. El alcalde, seguro de sus políticas, defiende que el 75% de la población cuenta con redes de saneamiento y ello garantiza el respeto al medio ambiente. En 2016, Villasana estrenó el primer y único punto público de recarga de coches eléctricos de la comarca. A su marcha, quedan puestas las bases para que la Confederación Hidrográfica del Cantábrico ejecute una inversión de más de 2 millones en la ampliación de la depuradora de Villasana y nuevos colectores y emisarios.
Robredo puede presumir de haberlo hecho todo, desde las infraestructuras más básicas hasta la modernización de las instalaciones deportivas, que la pasada legislatura sumaron dos pistas de pádel cubiertas, mejoras en las piscinas o renovaciones en pistas polideportivas de pedanías. En el ámbito cultural se adelantó al resto y en 1998 reinauguró la Sala Municipal Amania tras invertir 63 millones de las antiguas pesetas. El Valle de Mena estuvo entre los primeros municipios en entrar a formar parte de la Red de Teatros de Castilla y León, oferta cine de cartelera cada fin de semana y puede presumir de una oferta cultural cuidada y amplia. 
La educación también ha sido siempre una de las prioridades de Armando Robredo, autor del libro La enseñanza en el Valle de Mena, editado en 2013. Entre sus primeras tareas en 1982 estuvo la de trabajar para lograr seis nuevas unidades para el colegio, en el que no cabían todos los niños del municipio. En 1991, cuando nadie debatía sobre la necesidad de que las administraciones se hiciesen cargo de los libros de texto, el Ayuntamiento del Valle de Mena implantó su gratuidad. En la pasada legislatura invirtió 58.000 euros en costear los libros. En 2002 celebraba el estreno del nuevo instituto Doctor Sancho Matienzo, que levantó la Consejería de Educación y hace pocos meses estrenó becas municipales para universitarios.
La última década ha estado marcada por la importante reforma del antiguo convento de Santa Ana, donde más de 1,6 millones de inversión han dado paso a un centro cívico que desde 2017 hasta el pasado mayo ha ido sumando servicios, como el Centro Joven, la biblioteca municipal y, por último, el Hogar del Jubilado. En breve abrirá el telecentro. El Valle de Mena sigue mejorando estos días, en los que se acaba de asfaltar la travesía principal de Villasana o terminar la reforma de la plaza Castilla, donde los meneses son los únicos de la comarca en disfrutar de un punto de recarga de teléfonos móviles. 
El sábado Robredo se aparta y deja paso a Lorena Terreros que volvió a dar la victoria al PSOE. A ella le tocará seguir luchando por lograr un nuevo Centro de Salud para el Valle de Mena, uno de los pocos proyectos pendientes.

 

«Trabajador infatigable»
Armando Robredo apostó por la vida municipal, aunque «gracias a su talento hubiese podido aspirar políticamente a lo que hubiese querido». Así lo afirman Ander Gil, su concejal de Cultura entre 1995 y 2011 y ahora portavoz socialista en el Senado; Javier Mardones, edil de Medio Ambiente entre 2003 y 2015 y ahora jefe del gabinete del subdelegado del Gobierno en Burgos; y Lorena Terreros, teniente alcalde desde hace ocho años y futura alcaldesa.
Le describen como «cercano, amable, trabajador infatigable y apasionado del municipalismo con mayúsculas», quien además se supo ganar «el respeto a su figura en Burgos», a pesar de las «contadas ocasiones» que sube el puerto del Cabrio. Estas cuestiones las consideran su posible clave del éxito junto con «un trabajo implicado, su capacidad de gestión, la vocación de servicio público y la cercanía con personas de distinto signo político... o su capacidad para abstraerse de críticas infundadas y difamaciones de barra de bar», a las que siempre ha respondido con «trabajo y capacidad de diálogo». Encontró un «Valle de Mena encerrado en sí mismo» y deja «un lugar moderno, abierto y estimulante del que hoy disfrutamos».