Los burgaleses ganan 1.160 euros más que hace una década

J.D.M.
-
Los burgaleses ganan 1.160 euros más que hace una década - Foto: Luis López Araico

El sueldo medio anual de la provincia aumenta de 19.144 euros en 2007 a 20.306 una década después. La brecha salarial entre hombres y mujeres es mayor en Burgos que en el resto de la Comunidad

El salario medio de los burgaleses se recupera con el paso del tiempo y ya supera los niveles previos a la crisis económica. La remuneración en la provincia ha aumentado un 6% en la última década y ya alcanza los 20.306 euros anuales, 1.162 euros más que en 2007. Unas cifras «engañosas» para Pablo Dionisio Fraile, secretario provincial de UGT, que denuncia que «muy pocos cobran mucho y la mayoría cobra poco». La brecha salarial, además, es hoy más grande que hace un lustro y mientras el sueldo del hombre superaba en 2017 los 23.300 euros, el de las mujeres no llegaba a los 16.600. «Por si alguien tenía dudas de la brecha salarial, ahí está. Hay que acabar con ella: mismo trabajo, mismo salario», defiende Ángel Citores, de CCOO.
Los datos ofrecidos corresponden al último informe sobre Mercado de Trabajo y Pensiones en las Fuentes Tributarias, publicado a finales de 2018 por la Agencia Tributaria, de modo que no recoge la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) correspondiente al pasado ejercicio (de 707,60 a 735,90 euros), ni la aplicada en 2019 (hasta los 900 euros), que presumiblemente mejorarán estas cifras.
Volviendo al citado informe, de la misma manera que crece la remuneración media, también lo hace el número de asalariados hasta los 154.369. Lejos de las cifras de 2007, cuando había 169.791 trabajadores a sueldo en la provincia, pero más cerca que en 2013, año en el que se registró el mínimo de la década (145.349). Del total de asalariados en 2017, 69.052 eran mujeres y 85.317 hombres, cuando diez años antes había 70.479 féminas y 99.312 varones.
Por sectores, el 23% del empleo se concentra en los servicios sociales (36.433), que engloba a la educación, a la sanidad y al resto de actividades de servicios de no mercado. La industria ocupa a otro 21% de los trabajadores a sueldo en la provincia (32.231) mientras que en comercio, reparaciones y transporte trabajaban en 2017 otras 28.357 personas, es decir, un 18,37% del total de asalariados.
Estos tres sectores han ganado peso en los últimos años con la recuperación del mercado laboral. En 2013, cuando menos asalariados registró la provincia, los servicios sociales ocupaban a 34.760 personas; la industria a 30.431 y el comercio, a 26.803 burgaleses. También han ganado peso los denominados ‘Servicios a otras empresas’, que emplean a 20.815 trabajadores; un lustro antes apenas superaban los 17.000.
Al otro lado de la balanza están las entidades financieras y aseguradoras. Los ajustes en las plantillas de la banca han reducido el empleo de más de 5.000 personas en 2007 a 3.088 una década después. Y este número seguirá reduciéndose en los siguientes informes de la Agencia Tributaria, en los que se verán reflejadas las consecuencias de los recientes Expedientes de Regulación de Empleo (ERE) que se están llevando a cabo en entidades como CaixaBank o el Banco Santander.
En cuanto a la remuneración, los empleados de las entidades financieras y aseguradoras, pese a los mencionados ajustes, son los que mayor poder adquisitivo han ganado en el último lustro, pasando de un salario medio que no llegaba a 28.000 euros a superar los 35.200. Sin embargo, el sueldo medio más alto se registraba en 2017 en la industria extractiva, energía y agua (35.742 euros).
Estas cifras triplican la remuneración media de sectores como el denominado ‘Otros servicios personales y de ocio’, en el que se sitúa la hostelería y la restauración, que en 2017 apenas alcanzaba los 10.252 euros, evidenciando el alto grado de precarización de esta actividad, marcada por el empleo temporal y las jornadas parciales.
Junto a la precarización, otro de los problemas evidentes del mercado laboral es la brecha de género, que refleja las diferencias de salario entre hombres y mujeres. Estas desigualdades son mayores en Burgos que en el resto de territorios de Castilla y León. Si en Soria el sueldo medio de las féminas era el más aproximado al de los varones (84%), la provincia burgalesa se colocaba en el extremo opuesto (71,04%). Y la brecha, lejos de cerrarse, encadenaba en 2017 cuatro años seguidos abriéndose más.
Desigualdad entre géneros. El cambio estructural hacia el sector servicios y las dificultades de acceso de la mujer a sectores como la industria fomentan estas diferencias. En el citado sector de la industria había en Burgos 7.224 mujeres asalariadas en 2017 por los 25.006 hombres. El sueldo medio de ellas (21.419 euros) era significativamente más bajo que el de ellos (27.854).
Por edades, el mercado laboral también ha cambiado considerablemente en la última década. En 2007 había casi 72.000 asalariados de entre 18 años (y menos) hasta 35, diez años después apenas había 44.743 trabajadores a sueldo de esas edades. En la franja de 36 a 45 años, las cifras son similares en ambos periodos, mientras que los mayores de 46 ganan peso en el mercado laboral actual, al pasar de ser poco más de 54.000 en 2007 a rozar los 67.000 en 2017.
En cuanto a la remuneración, hace una década los asalariados de entre 46 y 55 años tenían un sueldo medio mayor (24.430 euros) que el resto, ahora el salario es superior entre los de 56 a 65 años. Además, han aumentado significativamente su poder adquisitivo los mayores de 65. Mientras que en 2017 su sueldo medio estaba en 9.811, ahora alcanza los 13.770.