La disputada casa del Arzobispado

A.C.
-

El Ayuntamiento medinés ha llegado a un preacuerdo para comprar el 6 de la calle Mayor, pero la joven empresa Ibal Energy también quiere la casa y cree que el Consistorio debe dejar paso a la iniciativa privada

La disputada casa del Arzobispado

Hace ya muchos años que no le salen tantas novias a una vivienda del casco histórico medinés. El 6 de la calle Mayor, un magnífico edificio si no fuera porque parte de él ya se ha hundido, al que hay que sumar unos 1.000 metros cuadrados de huerta en la zona de Las Cuadrillas, se ha convertido en el objeto de deseo tanto para el Ayuntamiento como para la joven empresa Ibal Energy, creada por Alberto Pérez e Ibán Junquera. Ambos postores han terminado realizando la misma oferta económica al Arzobispado y, de momento, no hay ningún documento firmado, pero la entidad eclesiástica se ha decantado por el Consistorio. Pocos días antes de que se declarara el estado de alarma, ambas partes alcanzaron un preacuerdo.

Hace ya mucho que el 6 de la Calle Mayor, una herencia donada a la iglesia, estaba en venta. Salió a subasta por 60.000 euros, pero el único comprador interesado se la iba a quedar por 24.000. Antes de cerrarse la operación, el tejado de la vivienda, vecina de la conocida Casa de Roldán y a un paso de la Casa Consistorial y la Plaza Mayor, se vino abajo en la zona trasera y arrastró todas las plantas hasta el suelo. El grave deterioro de la finca, con planta baja más dos alturas y sótano que suman 800 metros cuadrados, hizo desistir al interesado  y entraron en la pugna el Ayuntamiento e Ibal Energy. Después de ofertas y contraofertas, ambos llegaron a ofrecer 15.000 euros y "a mismo precio, el Arzobispado siempre sigue la misma política y se decanta por una entidad pública, porque el uso va a ser público y social", afirma el ecónomo del Arzobispado, Vicente Rebollo. "No entramos en valorar los proyectos", añade.

El alcalde asegura que "siempre he estado interesado en la casa desde que salió por primera vez a subasta, pero un Ayuntamiento no puede entrar legalmente en una subasta y tampoco podíamos gastar 60.000 euros". Una vez que el valor de la vivienda se devaluó, el alcalde optó a la compra directa. Angulo afirma que "el Arzobispado puso el precio", que acabó subiendo a 15.000 euros, "porque los particulares subieron su oferta", añade. El regidor defiende que la ubicación es "idónea" por su cercanía a la Casa Consistorial y porque el uso principal que se quiere dar al edificio es el de sede del Archivo municipal. Los documentos de la última década, que se encontraban en la reformada planta bajocubierta o desván del  Ayuntamiento han tenido que trasladarse a la nave municipal del polígono industrial y el alcalde insiste en que "nos urge que estén cerca de nuestras oficinas". Otra de las ideas es habilitar una Oficina de Turismo en la planta baja.

Muy crítico. Rehabilitar esta vivienda es para Angulo "una muestra de la apuesta del equipo de gobierno por el casco histórico". Sin embargo, desde Ibal Energy Alberto Pérez lo ve con otros ojos. Su proyecto pasa por convertir parte de la casa en su hogar y parte en vivienda de uso turístico o alojamiento turístico. En ella también podría tener cabida la futura oficina de Ibal Energy y la huerta sería necesaria para instalar en el subsuelo los mecanismos que precisa  un sistema de calefacción por geotermia, que la empresa utilizaría de muestra. A su juicio, "es injusto que unos jóvenes emprendedores nos tengamos que enfrentar con una entidad que nos representa, como es el Ayuntamiento". "Para que el pueblo progrese creemos que se le debe dar prioridad a los vecinos y a las iniciativas privadas", añade.

Muy crítico, Pérez dice que "el Ayuntamiento podría optar a otras casas del casco histórico y ya es propietario de Casa de los Leivar -junto a Santa Cruz-, pero no hace nada con ella". En caso de que algo cambiara, la prioridad para la empresa sería restaurar "este verano la cubierta, dado el peligro de que colapse toda la casa". No obstante, Pérez admite que no ha hecho aún números para conocer cuánto costaría la restauración completa.