Oña negociará con los locales la peatonalización de 3 calles

S.F.L.
-

El Ayuntamiento quiere evitar las malas prácticas de aparcamiento y liberar de vehículos el casco histórico

Durante los meses de verano, cantidad de vehículos estacionan en las inmediaciones del monasterio de San Salvador. - Foto: DB

El Consistorio de Oña peatonalizará a partir de septiembre tres calles del casco histórico de la villa condal para así evitar las malas prácticas de aparcamiento y dejarlo libre de vehículos. Antes de tomar ninguna decisión, el equipo de gobierno municipal se reunirá con todos los comerciantes y hosteleros para exponer el proyecto y dar opciones a que los implicados, en caso de verse afectados, tengan opción a presentar todas las alegaciones que estimen convenientes.
Las vías que se destinarán únicamente a que transiten peatones (excepcionalmente también podrán circular coches), serán la Plaza del Conde Sancho García, la calle del Convento y la del Pestiño. Todas ellas se ubican al lado de la iglesia y monasterio de San Salvador, la mayor atracción turística de la localidad. Arturo Pérez, el alcalde del municipio afirma que Oña  «no tiene problemas» de aparcamiento y que todos ellos se encuentran en las inmediaciones del centro. «La gente se tiene que acostumbrar a no estacionar el coche en la misma puerta del lugar donde quiere ir. Pero antes de ejecutar alguna obra, queremos conocer la opinión de los dueños de los establecimientos para intentar llegar a un acuerdo para determinar horarios de carga y descarga, entre otros asuntos», declara. El regidor oniense manifiesta que muchos de los visitantes que se acercan hasta el pueblo transmiten de manera personal «la dificultad» que existe para fotografiar el patrimonio al haber tantos coches aparcados. «Estamos apostando fuerte por atraer turismo y dar a conocer nuestro pueblo y para ello es necesario que la parte céntrica esté despejada de vehículos». Al llevar a cabo esta actuación, el Ayuntamiento no quiere que ningún vecino se vea perjudicado, por lo que no prohibirán a aquellos que vivan dentro de la zona utilizar sus coches, sino que pretenden regularizarlo con bolardos retráctiles. 
La idea que manejan desde el Consistorio es entregar exclusivamente a los propietarios un mando para subir o bajar los pivotes en caso de necesidad. Pérez aclara que se reunirá con la Guardia Civil para exponer su proyecto para que informen sobre actuaciones similares en otros municipios, ya que ellos «son los expertos en la materia». Además, dentro de este ambicioso plan, también se contempla mejorar la pavimentación de la calle del Agua y ampliar aceras y bordillos de otras. En otros puntos se realizarán rebajes para que los peatones puedan cruzar con mayor facilidad la calzada, se marcarán los pasos de cebra con adoquín nuevo y se añadirá señalización vertical en distintas zonas del municipio. Dichas actuaciones, que se empezarán a realizar después del verano, se encuentran dentro de un proyecto de mejora integral de la accesibilidad y recorridos peatonales de Oña y su presupuesto total será de 117.783 euros. 


Las más vistas