scorecardresearch

Sin badén en un peligroso paso de cebra de la calle Madrid

C.M.
-

Los vecinos demandaron su instalación al ser un punto con mucho tráfico y numerosos atropellos pero dos informes en contra frustran su deseo

La zona tiene mucho tránsito de vehículos que usan esta vía como salida y entrada a la ciudad. - Foto: Alberto Rodrigo

La Asociación de Vecinos Nuestro Barrio lleva tiempo advirtiendo al Ayuntamiento del peligro que genera la velocidad que alcanzan los vehículos en la calle Madrid, en el tramo desde la fuente de San Agustín hacia el Parque Europa, y reclamó la colocación de un paso elevado. La petición se canalizó a través de la Junta del  Distrito Sur. 

Sin embargo, finalmente no podrá ser atendida al haber dos informes técnicos en contra, uno de Vías Públicas y otro de Movilidad, según avanzó la concejala de Distritos, Dolores Ovejero.  «Cuando hay dos informes en contra no se puede hacer». 

Ovejero asegura que los informes ponen de manifiesto que la Ordenanza de Normalización de Elementos Constructivos promovida por la Gerencia de Fomento, ahora en vigor, prohíbe colocar pasos elevados en zonas por las que pase transporte público, en sistemas generales, tramos con más de dos carriles de circulación salvo que exista una mediana no flanqueable o tramos con una intensidad media de tráfico superior a 5.000 vehículos al día, entre otras condiciones. «La calle Madrid es un sistema general viario de ordenación urbana, discurre la línea 9 de autobús urbano y la intensidad media de vehículos al día supera los 5.000 y los informes técnicos consideran que no se puede hacer», apuntó la concejala.

Otro informe recomienda regularizar los reductores o bandas mediante una ordenanza mientras no haya una normativa estatal.  «Los informes son claros, de modo que hemos pedido al área de Tráfico que nos plante otras alternativas». 

Cabe recordar que el área de Vías Públicas instaló hace un año un radar medidor de velocidad o disuasorio a la altura del número 41 como los que hay en otras zonas de la ciudad con mayor afluencia de peatones para intentar disuadir a los conductores al indicarles la velocidad a la que circulan y aminoren la marcha pero la solución no satisface a los vecinos, que insisten en que lo más factible es un paso elevado.

Esta zona, además del tráfico del barrio, se usa como salida de la ciudad y en ella también hay varios pasos de peatones, de ahí la necesidad de garantizar la seguridad, dado que los automovilistas en algunas ocasiones pisan el acelerador. «No es cuestión de multar o prohibir sino de que los conductores se mentalicen de la necesidad de reducir la velocidad como establece la Ordenanza de Movilidad, que fue pionera, y que ahora ha regulado la Ley General de Tráfico», añadió la concejala de Distritos.

Cabe recordar que es obligatorio circular a una velocidad no superior a 30 kilómetros en las  vías de un único carril o un carril por sentido pero todavía falta mucha pedagogía para que los conductores se vayan mentalizando y levantando el pie del acelerador.