Las 26 zonas de salud más avanzadas podrán pasar a la fase 2

SPC
-

La consejera afirma sentirse «bastante más cómoda» con el cambio a la primera fase del resto de la Comunidad, que se aplicará en un marco provincial

Varias personas en la terraza de un bar en Alaejos (Valladolid) el día 11 de mayo cuando entraron en la fase 1. - Foto: R. Cacho (Ical)

El proceso de ‘desescalada’ avanza en Castilla y León, aunque a ritmo algo más lento que en otras partes de España. Mientras las capitales y buena parte de la Comunidad se estrenarán en la fase 1 el próximo lunes, la Junta propone al Ministerio de Sanidad que las primeras 26 zonas que avanzaron den un nuevo paso y accedan el 25 de mayo a la fase 2.
La consejera de Sanidad, Verónica Casado, hizo este anuncio durante su comparecencia telemática, aunque la decisión queda a expensas del encuentro que mantendrá con el ministro y representantes del Gobierno a última hora de la tarde de hoy. La decisión se conocerá el viernes.
La consejera confesó ayer, a diferencia del lunes, que se siente «bastante más cómoda» con la propuesta para avanzar de fase en el resto de Castilla y León. Y se mostró contundente al afirmar que no ha recibido presiones políticas, además de garantizar que todos los miembros del gobierno han sido «absolutamente rigurosos» para «ir de la mano» de los criterios epidemiológicos y sanitarios.
La Comunidad puede pasar con «tranquilidad» y «mucha vigilancia» a la fase 1, una vez -dijo- superada esa «meseta» de cien casos diarios que le traía por la «calle de la amargura», ya que en los últimos días se han reducido a la mitad. Asimismo, basó su tranquilidad en que Castilla y León dispone «ahora» de la capacidad de vigilar y hacer «suficientes» pruebas PCR.
No obstante, la consejera justificó que la propuesta se basa en la mejora de los criterios epidemiológicos, que insistió muestran una «tendencia decreciente», los sanitarios en relación a las PCR, al control sanitario, la vigilancia y el aislamiento de casos. «Sanitariamente es posible», sentenció y agregó que Castilla y León presenta «mejores tasas e indicadores» que otras comunidades en fase 1.
La Junta optó en un inicio por ser «muy estrictos y restrictivos», lo que ahora ofrece más «seguridad» para avanzar en la salida del confinamiento, explicó.
Casado cifró hasta en 500 los profesionales que podrían asumir el control y vigilancia epidemiológica en esta nueva fase, según informa Ical. Igualmente, avanzó que la Junta está cerrando contratos para tener un ‘stock’ estratégico suficiente en la Comunidad, no solo para cinco semanas, sino para seis meses o incluso para un año o más.
unidad. La consejera explicó que la propuesta para cada una de las provincias, al margen de las 26 zonas básicas de salud que iniciaron la desescalada el 11 de mayo, es que avancen de forma conjunta. No obstante, Verónica Casado defendió que la zona básica será la unidad territorial de vigilancia epidemiológica, pero señaló que la ‘desescalada’ será, si lo autoriza el Ministerio, la provincia.
«Nuestra unidad sigue siendo las zonas básicas de salud», aclaró la consejera de Sanidad, sin embargo admitió que se avanzará desde la provincia. También explicó que el criterio de permanecer 14 días en cada fase se va a «respetar» por tener «valor epidemiológico».