Un arcoíris de nuevo talento

A.S.R.
-

El programa Arte Joven premia a siete burgaleses, entre ellos, Rodrigo Rojo, primero en Gastronomía, y Juan Elena, mención en Pintura, primera persona con discapacidad intelectual en lograrlo

Rodrigo Rojo, primero en Gastronomía; Laura Carrillo, accésit en Poesía; Juan Elena, mención en Pintura; y El Nido (de i. a d., de arriba a abajo). - Foto: DB y Patricia

Hay que abrir la mirada para reparar en los nuevos talentos burgaleses. Es imposible enfocar hacia una única disciplina creativa. La cantera local corre por todas. Aflora así en la resolución del programa Arte Joven: Jóvenes Artistas en Castilla y León, convocado por la Consejería de Familia e Igualdad de Oportunidades. Siete creadores inscriben su nombre en el palmarés. Destaca el primer premio en Gastronomía de Rodrigo Rojo, dotado con 2.000 euros, por su plato Mollejas entre anillos, y la mención especial en Pintura para Juan Elena, primera persona con discapacidad intelectual distinguida, por su obra Puntos y rayas. Se suman los accésit, con un cheque de 1.000 euros cada uno, de Laura Carrillo, en Poesía, por Las mil lunas de Mauritania, y de Alejandro Ortega Maeso, Álex Orma, en Cinematografía, por Cerber, y las menciones para Loreto García Saiz, en Cine, por Espero; Amaya Goñi, en Artes Escénicas, por Ianua; y El Nido, en Música, por su canción El Castañero. 
A Rodrigo Rojo (Burgos, 2000) la corona de laureles le pilla fuera de casa y con el delantal puesto. Alumno de la Escuela de Hostelería de La Flora, hace sus prácticas en Mentica By Lu de Calahorra (La Rioja) y entre fogones recibió ilusionado la noticia. «Le ha hecho más ilusión a mi familia que a mí, pero es un trabajo del que debo estar muy orgulloso», enfatiza convencido de que el galardón puede abrir puertas y feliz por que la gastronomía entra en el olimpo de las artes. «No sé si iríamos por el décimo o el undécimo, pero es un arte», anota. 
Con verdadero entusiasmo lo vivió Juan Elena. El pintor declaró estar feliz y contento al término de la lectura de los premiados en streaming, que siguió en el Museo de la Evolución Humana, donde todos los martes de noviembre realiza sesiones en directo de su arte (desde las 18 horas). Estuvo acompañado por su familia y por las integrantes de Berbiquí, asociación que ampara su carrera. «Es un verdadero logro. Se presentó como uno más de los 300 que lo hicieron y se ha valorado su trabajo, no ha sido por pena o paternalismo. Es una victoria en la lucha por los derechos de igualdad en el ámbito artístico», observa la creadora Inés Santamaría. 
Todos los artistas tiran de esfuerzo para sacar adelante su carrera. Algunos ya llevan una trayectoria como Álex Orma; otros empiezan a impulsarla, he ahí Laura Carrillo, que debutó en Poesía este año con El baile de los girasoles, o El Nido, que prepara su segundo disco tras el primero, publicado en plena pandemia. «Este reconocimiento nos hace ver que llegamos a las personas y nos permite entrar en el circuito de jóvenes artistas, con la oportunidad de llevar nuestra música a más espacios escénicos», señala Nacho Prada, uno de sus miembros. Ahí también asoma Amaya Goñi, que, aunque ganó con una pieza audiovisual creada durante el confinamiento, ahora sigue trabajando en ella, con el grupo que comparte con Sofía Núñez, para convertirla en un montaje de danza, circo y movimiento, By o bu, a estrenar en 2021. Con este reconocimiento, todas estas jóvenes estrellas esperan ganar brillo en su tierra.