scorecardresearch

La obra del AVE en Estépar sufre otro parón por problemas con la Inspección de Trabajo

B.D. / Burgos
-

Maquinaria 'retenida'. Tras el accidente del 2 de julio, los técnicos han pedido a la UTE que las máquinas lleven cabinas antivuelco

Los camiones de movimiento de tierras permanecen parados en el tramo entre Estépar y Buniel. - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

Si el pasado 6 de mayo los trabajos  del AVE entre Estépar y Buniel se paraban por un problema administrativo con los últimos modificados, algo que tardó cinco semanas en resolverse, esta vez la obra del tramo en el que se realiza el túnel de las Calbezadas se ha ralentizado al máximo por problemas con la Inspección de Trabajo. Desde el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) aseguran que los trabajos «no están paralizados del todo» pero sí reconocen que apenas hay actividad, por lo que han urgido a las empresas a resolver cuanto antes la situación con la Inspección.
 
Este ‘conflicto’ ha venido derivado del accidente laboral que se produjo el pasado 2 de julio en el tajo del túnel, cuando un empleado de una de las contratas resultó herido al volcar por un terraplén de 10 metros la máquina que conducía. A raíz de ese suceso, la Inspección de Trabajo impuso a la UTE adjudicataria una serie de medidas correctoras y de seguridad en las máquinas, como la instalación de cabinas antivuelco.
 
Desde entonces, los trabajos en el tramo de Estépar han sufrido una ralentización importante ya que parte de la maquinaria no se ha podido utilizar. Fuentes de Adif han precisado que las contratas están realizando las modificaciones requeridas a fin de que el Ministerio de Trabajo levante el precinto y autorice la puesta en marcha.
 
A esta circunstancia se suma, además, que el inspector que realizó el acta tras el accidente laboral se encuentra de vacaciones por lo que la contrata está negociando con su sustituto para que lleve a cabo la revisión de la maquinaria cuanto antes. «No queremos que las obras se paren de nuevo, y más después del empujón presupuestario que se dio la semana pasada en el Consejo de Ministros. Por eso, desde Adif hemos urgido a las empresas para que solucionen este problema con celeridad», dicen.
 
Hasta el pasado viernes, hubo algo de tajo en ese tramo pero desde el lunes el grueso de los operarios no ha acudido a la obra. Las lluvías caídas el lunes han empeorado la situación al tratarse de un terreno arcilloso que dificulta la entrada y salida de la maquinaria pesada.
 
La ausencia de trabajadores en la obra del AVE es confirmada en los establecimientos hosteleros de la zona de Estépar. En esta última localidad aseguran que los operarios se «han ido marchando poco a poco» y los pocos que quedan son de mantenimiento.
 
Pese a que desde el Ministerio de Fomento señalan que la marcha de los trabajos ha ido a buen ritmo tras la reanudación de junio, en los pueblos de la comarca destacan que las contratas han trabajado este verano al ralentí y con menos empleados que los que había antes del parón de mayo.
 
Esta obra fue adjudicada el 21 de diciembre de 2009 a la UTE que for man Altec Infraestructuras y Torrescámara, por 80,3 millones. Posteriormente, hubo al menos un modificado en el túnel de las Calbezadas, por el que estuvo parada más de 2 años, y cuyo importe y condiciones no han trascendido. El pasado mayo se produjo otra paralización que tardó en resolverse un mes y medio.