La mitad de plantilla en tres años

I.M.L.
-
La mitad de plantilla en tres años - Foto: Juan Carlos Ontoria

La carga de trabajo de los 5 facultativos de Urgencias de Atención Primaria les lleva a tener que atender una media de más de cien pacientes por día

Primero fue la falta de especialistas, después la saturación de las urgencias hospitalarias, a continuación las quejas de Atención Primaria y ahora la situación que están soportando en el Centro de Salud Sur de la capital ribereña. Un servicio que hace tres años contaba con nueve facultativos para Aranda Urbana y que ahora mismo se encuentra con solo cinco para cubrir todas las guardias. A mayores, estos médicos están supliendo también las guardias de las urgencias de Aranda Rural, ya que desde el mes de enero tan solo hay en activo tres facultativos para elaborar el calendario mensual.
Esta falta de personal está suponiendo un incremento en el número de pacientes que tienen que atender los médicos del Servicio de Urgencias de Atención Primaria (SUAP). La presión asistencial que están soportando los facultativos que siguen prestando este servicio para Aranda y comarca ronda una media de un centenar de personas los días de diario, a lo que hay que sumar los avisos telefónicos que también tienen que atender, y en las jornadas festivas y los fines de semana esa media se puede disparar hasta los doscientos pacientes, dándose situaciones en las que se acumulan varias decenas de personas en la sala de espera, mientras un médico les va atendiendo y el otro de guardia atiene visitas o avisos.
mal uso. Los expertos en asistencia sanitaria apuntan que la atención a los pacientes podría mejorar si se usasen de manera racional los servicios sanitarios y más en un caso como es el de la comarca ribereña, que llama la atención porque es una población muy demandante de las urgencias tanto hospitalarias como sanitarias.
Los facultativos aseguran que la mayoría de lo que va a urgencias tiene poco de urgente, relatando situaciones casi surrealistas, como llevar a niños porque tosen, sin haberles siquiera tomado la temperatura en casa, sin hablar de los que usan el SUAP para que les adelanten una cita o prueba. Por eso piden que se haga un uso racional de las urgencias, para evitar colapsarlos e impedir que se atiendan bien los casos realmente urgentes.
petición de mir. Desde la Administración local también se han puesto manos a la obra con otra para de la mesa de los problemas sanitarios. La alcaldesa de Aranda, Raquel González, ha elevado al Ministerio de Sanidad la petición de que el hospital arandino pueda acoger a médicos MIR.
González considera que con cuatro de estos profesionales en el tramo final de su formación se podrían paliar algunas de las carencias del centro hospitalario. «Es una opción que ayudaría tanto a los MIR, porque podrían formarse, como a los facultativos del hospital, porque los tiempos que invierten en la formación también se les reconocen, y por supuesto a los pacientes porque habría más médicos», puntualiza la alcaldesa arandina.