El sector del vino supera los 200 millones en exportaciones

SPC
-
El subdirector del anuario de Vinos de El País, Javier Rueda, la directora, Pilar Molestina, el presidente de la Diputación de Valladolid, Jesús Julio Carnero, y la consejera de Agricultura, Milagros Marcos, durante la presentación del anuario. - Foto: Ical

El Museo Provincial del Vino inicia los actos de celebración de su 20 aniversario con la presentación de la 25ª edición del Anuario de Vinos de 'El País'

El sector vitivinícola de Castilla y León superó en 2018 por primera vez los mil millones de euros en actividad económica y los 200 millones en exportaciones, según explicó hoy en Peñafiel la consejera de Agricultura y Ganadería de la Junta, Milagros Marcos, en la presentación de la 25ª edición del Anuario de Vinos de ‘El País’. Esas cifras fueron posibles, en su opinión, “gracias al esfuerzo de los viticultores, de los bodegueros, al apoyo económico de la Junta y al impulso a la promoción”.

Así lo apuntó en el Museo Provincial del Vino, con sede en Peñafiel, que acogió por tercer año consecutivo el acto de presentación del Anuario de Vinos de ‘El País’, un evento con el cual la Diputación de Valladolid inicia los actos del veinte aniversario del castillo como centro museístico, coincidiendo con las bodas de plata de la publicación.

Marcos señaló que dos años después de que echara a andar la plataforma de productividad vitivinícola que firmó el Gobierno regional con todo el sector, esta herramienta “está empezando a dar resultados, no solo por los más de 73 millones de euros (46 de ellos en inversiones) que la Junta destinó a conseguir que las bodegas puedan transformar más, vayan creciendo y estén más avanzadas y tecníficadas, sino por los más de 26 millones de euros para la promoción en terceros países”, algo que a su juicio derivó en que las exportaciones de vino de Castilla y León crecieran más de un 24 por ciento del año 2015 a 2017.

Eso permitió a los caldos regionales, según explicó, “ocupar espacio en los mercados, ganar en calidad, en comercialización y en volumen de producción, pero sobre todo ganar en negocio”. “Ha aumentado más el precio, el volumen y la actividad económica del sector vitivinícola en castilla y León que la producción, eso quiere decir que se valoran más nuestros vinos y se pagan más”, defendió.

Además, comentó que bajo el paraguas de la marca Duero Wine se está trabajando para que se reconozca la calidad de nuestros vinos en otros países, mientras que en el ámbito nacional habrá en breve dos iniciativas de promoción: en un gran salón de vinos de Madrid a finales de febrero y otro a finales de marzo en Málaga. “Hay buenos resultados, pero no podemos dejar de seguir apoyando a este sector que crea puestos de trabajo, fundamentalmente en el medio rural”, señaló.

Doble aniversario

El presidente de la Diputación de Valladolid, Jesús Julio Carnero, destacó que la cita de hoy en Peñafiel refleja un doble aniversario que “habla muy bien a las claras de una trayectoria a lo largo del tiempo, a nivel nacional por parte del anuario del posicionamiento y el significado que el vino tiene en nuestro país, y a nivel provincial y regional de cómo este museo está al servicio de nuestros bodegueros, agricultores y de todo el sector que tan bien lo está haciendo”.

Para Carnero, “en la excelencia está la clave de todo este proceso que los vallisoletanos hemos iniciado relativamente hace poquito, treinta o cuarenta años, y gracias a esa búsqueda de la calidad hoy estamos donde estamos”. “Valladolid es una potencia desde el punto de vista agrícola y enológico turístico del vino, y ahí vamos a seguir estando, con cinco denominaciones de origen y 22.000 hectáreas al servicio del vino que hablan bien a las claras de la potencia que tenemos”.

Por su parte, la directora del anuario, Pilar Molestina, detalló que el anuario recoge en torno a 3.000 vinos, procedentes de 5.500 bodegas, entre vinos, bodegas y catas, y de ellos algo menos de 70 se incluyen en el cuadro de honor, que es “especialmente riguroso” ya que el anuario de ‘El País’ solo incluye en su cuadro de honor aquellos vinos que superan los 96 puntos, cuando “todo el mundo te habla de la excelencia a partir de los 90”. “Ya puestos a rizar el rizo, esto es lo mejor de lo mejor”, señaló. De ellos, “un poco menos de la mitad son de Castilla y León”, un porcentaje que Molestina considera “alto dentro de los mejores”.

Cuestionada sobre cómo ha cambiado la percepción del mundo del vino desde que echó a andar el anuario 25 años atrás, Molestina señaló que “no tiene nada que ver con lo que es hoy”. “Afortunadamente una de las cosas que dice todo el mundo es que nunca se ha bebido mejor que ahora, porque incluso los vinos que hasta ahora eran medios y estaban bien, ahora están muy bien, son vinos que te apetecen y con relación calidad-precio imbatible; los buenos están buenísimos, los buenísimos ya son excelentes y los excelentes son para quitarse el sombrero”.

“Pasito a pasito estamos llegando a cotas bastante más elevadas afortunadamente, porque ya tocaba. Ahora, aparte de hacerlo bien, que ya sabemos, lo que hay que hacer es venderlo bien, y que el público entienda que las cosas buenas hay que pagarlas. No es lo mismo un traje comprado en la tienda del barrio que la alta costura. Tenemos que aprender a distinguir que están muy bien los dos, y que cada uno tiene su mercado, pero que lo especial tienes que estar dispuesto a pagarlo”, reflexionó.