«Absorto en los negocios no se ve si el de al lado sufre»

Gadea G. Ubierna / Burgos
-
«Absorto en los negocios no se ve si el de al lado sufre» - Foto: Jesús Javier Matías

Kenneth Iloabuchi • Sacerdote nigeriano de la Diócesis de Cartagena

El padre Kenneth (Nigeria, 1979) soñaba con estudiar Derecho en Londres y arriesgó su vida para lograrlo. Nada más cumplir los 18 atravesó el desierto y malvivió en Marruecos, antes de decidirse a cruzar el Estrecho en patera. El miedo despertó su vocación religiosa y en 2013 se ordenó.

Iloabuchi no habla de la necesidad de contribuir a que la justicia y la solidaridad hacia quienes huyen de sus países sea una realidad por una cuestión de fe. Lo hace con pleno conocimiento de causa, como nigeriano con aspiraciones y sueños que llegó en patera a España con la vista puesta en Londres y, al final, se quedó en Murcia, ayudando a quienes sufren desde una parroquia de Cartagena. Con motivo de las jornadas de Militancia Cristiana Felipe López, ayer estuvo en la capital y conversó con Diario de Burgos.  
‘Los empobrecidos como fuerza de liberación’ es el título de su conferencia. ¿Por qué?
En los últimos años hemos hablado sobre la libertad del hombre, pero, desafortunadamente, sigue bajo la cadena de la esclavitud. No hay justicia y se sigue sufriendo, mientras los que tienen la posibilidad de ayudar están cerrando todas las puertas.
¿A qué cree que se debe?
Detrás de los sufrimientos del mundo están los intereses de quienes deben luchar para que haya una sociedad más justa, con igualdad y comunicación entre Norte y Sur. Pero desafortunadamente, cuando una persona está totalmente metida en sus negocios, no tiene tiempo para saber si hay uno sufriendo a su lado. Con esto me refiero a los países que deben luchar para que haya justicia. Si no lo hacen, tendremos que preguntar por qué. Y tras estas preguntas surgen las llamadas causas.
Usted llegó en patera pasando mil y una penurias. ¿Cómo ve ahora la llamada crisis de los refugiados?
Cuando hablamos de las oleadas de inmigrantes de hoy, debemos preguntarnos por qué huyen. En primer lugar, porque están sufriendo. Cualquiera que vive bajo cualquier tipo de violencia o crimen debe luchar por tener una buena vida. Y ahí hablamos también de la situación económica, no solo de las guerras: quien no tiene para comer y familia que mantener, puede tomar cualquier rumbo. Ahora, también habrá que preguntar por qué llegan. Y más en España, país en el que ha habido momentos en los que la mayoría tuvo que salir
Sí, España tiene una larga historia de emigración.
Exactamente. Y fueron recibidos en otros países, en los que trabajaron. Lo único es que era una emigración organizada. Ahora vienen muchos de África, sí, así que pongámonos a trabajar para que en vez de salir de sus países, empiecen a desarrollar una vida y puedan permanecer allí. Puedo asegurar que si no se busca la forma de que permanezcan en sus lugares, seguirán saliendo. Las vallas podrán ser más altas, pero seguirán saltándolas.
¿Volvería usted a Nigeria?
Mi parroquia está en la diócesis de Cartagena y no tengo idea de volver a trabajar en Nigeria. Pero aprovecho todos los años para acudir allí en mis vacaciones y hablar con los jóvenes. Trato de animarlos a que aprendan algún oficio que les pueda ayudar en lugar de salir, les hablo de la situación de los inmigrantes que viven en España: no están en el paraíso, hay muchos que están sufriendo. Intento hacerles ver que allí pueden a desarrollar bien su vida.