Deuda de 700.000 euros a empresas de cívicos y guarderías

J.M.
-

Las firmas, a las que negaron los ERTE en el primer estado de alarma, soportaron el gasto de personal pese a los cierres

Deuda de 700.000 euros a empresas de cívicos y guarderías - Foto: Alberto Rodrigo

Las empresas que gestionan los centro cívicos y las escuelas infantiles municipales siguen sufriendo aún las consecuencias del primer estado de alarma. Aquel que se aprobó en marzo de 2020, hace ya de eso más de un año, y que forzó un confinamiento que las obligó a detener su actividad desde ese momento hasta entrado junio. Durante esos tres meses tuvieron que asumir el pago de las nóminas de los trabajadores sin que nadie se hiciera cargo de ese abono y hoy es el día que siguen peleando porque se les ingresen alrededor de 700.000 euros que han tenido que soportar con sus propios recursos.

Esta situación es consecuencia de que se les denegó que sus empleados entraran en un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE), en virtud del Real Decreto de medidas urgentes extraordinarias para hacer frente al impacto económico y social del COVID-19 que entró en vigor el 17 de marzo del año pasado.

Sobre el papel, el decreto tenía vocación de proteger a estos trabajadores ya que una de sus consecuencias era que recibirían el mismo trato que cualquier empleado público. Es decir, iban a cobrar íntegramente sus nóminas y no entrar en un ERTE (no consumirían desempleo). El problema ha venido porque el Ayuntamiento no ha pagado a las empresas por este coste pese a que, tal y como defiende la concejala de Servicios Sociales, Sonia Rodríguez, en el Ejecutivo local se comparte que no tienen que soportar este gasto.

(Más información, en la edición de papel de hoy de Diario de Burgos)