scorecardresearch

A revisión las canastas y porterías de 72 zonas deportivas

C.M.
-

El objetivo es garantizar las condiciones de seguridad de estos equipamientos instalados en parques y plazas

En algunos casos necesitan reparación y una mano de pintura. - Foto: Alberto Rodrigo

Las zonas de equipamientos deportivos municipales ubicadas por diferentes calles y plazas de la ciudad están sometidas al uso diario de cientos de personas y a los rigores del clima de Burgos, de modo que es necesario llevar a cabo labores de mantenimiento y conservación para garantizar las necesarias condiciones de seguridad. 

De ahí que el Servicio Municipalizado de Deportes haya convocado un concurso para diagnosticar el estado de sus elementos, especialmente de las canastas y las porterías. El contrato tendrá un coste de 64.000 euros y con una duración de dos años. 

El concejal de Deportes, Leví Moreno, subrayó la necesidad de que las porterías de fútbol y balonmano y las canastas de baloncesto se encuentren en las mejores condiciones posibles y con los anclajes adecuados. En este sentido, recordó que en 2014 saltaron las alertas cuando a un menor se le cayó una portería encima. «No solo se comprueba el mantenimiento sino que también se debe certificar que todos los elementos que componen las pistas deportivas están bien». 

Hay un total de 72 instalaciones deportivas denominadas de proximidad repartidas por toda la ciudad con el objetivo de garantizar el acceso a la práctica del deporte en todos los barrios, que cuentan con más de 300 elementos. En algunos casos están destinadas a la práctica del baloncesto o el balonmano y en otros se combinan el fútbol o el balonmano mientras que en otros casos se trata de campos de fútbol.

En el contrato también se incluyen 14 instalaciones municipales como los polideportivos Javier Gómez, Esther San Miguel, Carlos Serna, Mariano Gaspar, Pisones, El Plantío, José Luis Talamillo o Lavaderos, así como el del centro cívico Río Vena, los campos de fútbol del José Manuel Sedano y Pallafría, el Coliseum o las pistas de hockey de El Plantío. De este modo, la empresa que resulte adjudicataria deberá revisar con carácter anual todos los componentes y certificarlos en base a las normas UNE. Se deberán hacer las pruebas de carga pertinentes y los test específicos. 

A mayores también deberán realizar dos inspecciones visuales al año a todas las instalaciones en las que se revisarán los componentes y se realizará un informe detallado de su estado. 

En la adjudicación la oferta económica pesará hasta 80 puntos mientras que en los 20 restantes se tendrá en cuenta la ampliación de las visitas a las zonas deportivas y las mejoras tecnológicas. 

Se deberán comprobar los elementos, las cimentaciones, las condiciones de los pavimentos, sujeciones, anclajes, barandillas o cuerdas. Una vez realizados los pertinentes informes, el Ayuntamiento procederá a la reparación de los que se encuentren en mal estado. El uso y también los actos vandálicos hacen que en algunas zonas las canastas y las porterías estén deterioradas y en otras ocasiones necesitan ser pintadas.