Expediente al Fernán González por ejecutar obras sin permiso

J.M.
-

La Gerencia de Fomento ordenó en marzo la paralización inmediata de los trabajos en el hotel. Se detectaron también baldosas rotas en las aceras de la calle Parra y hundimiento en parte del pavimento

Ejecución de las obras en diciembre del año pasado. - Foto: Valdivielso

La Gerencia Municipal de Fomento del Ayuntamiento de Burgos ha iniciado un expediente sancionador a la empresa Inversiones Hoteleras de Galicia por la realización de las obras de reforma del nuevo Hotel Fernán González «sin la autorización» del Consistorio. Motivo por el cual se obligó a la paralización inmediata de los trabajos el pasado mes de febrero.

En la resolución también se ha dado un plazo de tres meses a la empresa para que presente un proyecto técnico de «legalización de las obras».

Los problemas entre las partes vienen de atrás ya que el pasado 16 de octubre la empresa presentó una declaración responsable en la que anunciaba la realización de varios trabajos menores. Entre otros, se informaba de la renovación de sanitarios, de acabados, sustitución de ventanas y de obras de adaptación de las superficies del inmueble.

Pero fue un día después, el 17 de ese mismo mes, cuando los técnicos municipales requirieron de más información a la promotora para proseguir con el expediente. Se le pidió que aportara un plano del inmueble en su estado actual y tras la reforma, así como la presentación de una memoria técnica. Ni una cosa ni la otra habían sido entregadas en el momento en que se firmó la resolución que ordenó la paralización de los trabajos.

El tiempo fue pasando y tras una serie de denuncias presentadas a la Policía Local se emitió un informe, con fecha 25 de febrero, en el que se deja constancia de la visita de los agentes hasta el Hotel Fernán González en la que se pudo constatar que en las traseras de la calle Parra (la fachada principal del inmueble mira a la calle Calera) se estaban realizando obras y se encontraban varios vehículos ocupando la vía pública «sin ninguna autorización».

En el lugar se pudo detectar, además, que la presencia de los vehículos, al parecer, había provocado «desperfectos en las baldosas de la acera y hundimiento de la misma».

Cambio de manos. El antiguo Fernán González cerró sus puertas en noviembre de 2018 después de haber sido gestionado desde 2014 por el grupo Hotusa. Fue en julio cuando se formalizó la operación con la empresa gallega, el Grupo Oca, que se ocupará de su gestión y explotación. Se trata de su primer establecimiento en la capital y la ubicación en el centro fue determinante para dar el paso de instaurarse en la capital por ser un «destino de referencia» en la zona noreste del país y por ampliar su presencia en un segmento del mercado como el Camino de Santiago.

Este periódico ya informó hace unos meses de que las obras comenzaron en abril del año pasado y en diciembre describía que los trabajos se centraban en ese momento en el arreglo del suelo, en el pintado de las paredes y en el equipamiento interior.