Se quiere vacunar en 5 días a 7.000 personas de 64 y 65

GADEA G. UBIERNA
-

La Junta afirma que los mayores de 60 ahora son los más vulnerables y se prioriza a los nacidos entre 1956 y 1961, porque pueden recibir la profilaxis de AstraZeneca. «El beneficio es muy superior al riesgo», dicen

Se quiere vacunar en 5 días a 7.000 personas de 64 y 65 - Foto: Luis López Araico

El fin de la suspensión del uso de la vacuna de AstraZeneca en Castilla y León conlleva la vuelta de las inoculaciones masivas en la provincia, donde la Junta pretende inyectar la primera dosis del fármaco desarrollado por esta compañía y la Universidad de Oxford a casi 7.000 personas de 65 y 64 años entre esta mañana y el martes por la tarde. Hoy, en el Punto de Atención Continuada del Divino Valles, están citados todos los nacidos en 1956 con médico de cabecera en la capital (también mutualistas y desplazados) que no pudieron acudir a la cita del pasado fin de semana y, mañana será el turno de los nacidos en 1957 y también empadronados en Burgos, que tendrán que acudir al Coliseum en horarios organizados en función del centro de salud. El domingo, lunes y martes, habrá llamamientos en pueblos (más información en Provincia).

El vicepresidente de la Junta y la consejera de Sanidad, Francisco Igea y Verónica Casado, se esforzaron ayer en lanzar un mensaje de calma con respecto a esta vacuna, polémica en la Unión Europea desde el día en el que se autorizó, y justificaron las nuevas convocatorias ‘exprés’ con esta profilaxis porque el grupo de población en el que está permitido el uso (de momento, personas de 60 a 65 años) es ahora «el de más riesgo» y se cree necesario darles prioridad. «El beneficio [en estas franjas de edad] es máximo y el riesgo, mínimo», dijo Casado, subrayando que la posibilidad de que una dosis del suero de AstraZeneca provoque «una reacción adversa grave como una trombosis es muy, muy, muy raro».

(Más información, en la edición de papel de hoy de Diario de Burgos)