Briviesca no quiere camiones en el centro de la ciudad

S.F.L.
-

El Consistorio plantea que los vehículos de gran tonelaje circulen por la avenida Dr. Rodríguez de la Fuente y la Demarcación de Carreteras lo va a gestionar

La avenida Príncipe de Asturias es una de las zonas más ruidosas de la ciudad. - Foto: S.F.L.

El Ayuntamiento de Briviesca pretende desviar el tráfico de vehículos pesados que cada día circulan por la carretera CL-632 (avenida Mencía de Velasco, Príncipe de Asturias y Reyes Católicos), que atraviesa el centro de la ciudad durante aproximadamente dos kilómetros, por la avenida Dr. Rodríguez de la Fuente y así evitar posibles incidentes. Y es que a escasos metros de la vía se ubican dos colegios, dos residencias de ancianos, el polideportivo municipal, el instituto y parques y paseos importantes, todos ellos frecuentados por niños y ancianos, los usuarios más vulnerables de la calzada.
Durante la junta local de seguridad celebrada la semana pasada en la capital burebana se trataron, como en otras ocasiones, distintas cuestiones relacionadas con la situación de la seguridad pública en el municipio. Entre ellas, un tema que levantó interés fue el de la regularización del tráfico en esta céntrica calle. Para el alcalde de la localidad Álvaro Morales, lo ideal sería que se construyese una variante desde el polígono industrial La Vega hasta la carretera CL-632 aprovechando el «futuro enlace norte» de la zona. «Aunque pelearemos para que esto se construya, mientras tanto queremos eliminar la circulación de vehículos de gran tonelaje que bordea todo el casco urbano y desviarlos por la avenida Dr. Rodríguez de la Fuente», declara.
Tras las peticiones que el regidor de la ciudad realizó al Subdelegado del Gobierno, Pedro Luis de la Fuente, el político afirma que «ya se está gestionando» y que próximamente un técnico de la Demarcación de Carreteras se trasladará a Briviesca y estudiará, junto al alcalde, cuáles serían las propuestas alternativas. 
Otra de las opciones que ofrece el Consistorio es que los camiones en vez de entrar al polígono industrial por el acceso sur, lo hagan por el norte, dejando a un lado el hotel-restaurante El Vallés. «Se trata de una reivindicación histórica y probablemente con un esfuerzo menor se consiga un bien mayor», expone de la Fuente que además añade que si la alternativa es técnicamente viable «se hará.Es una cuestión fundamentalmente de señalítica; otra cosa es que se tenga que implementar un asfaltado para soportar el tráfico pesado», manifiesta. En los últimos 40 años ha habido 3 víctimas mortales en dicha calzada, la última hace muchos años. A pesar de que la circulación esté regulada con señales y semáforos y los peatones dispongan de pasos de cebra para cruzar, sigue siendo una travesía peligrosa. 

Además del problema de seguridad existe otro invisible. Los briviescanos se ven también afectados con el ruido que estos camiones producen. Tras un estudio acústico asociado a la revisión del Plan General de Ordenación Urbana de Briviesca, las avenidas Reyes Católicos y Príncipe de Asturias son las que registran mayores niveles sonoros, alcanzándose durante el día valores en el rango entre 65-70 decibelios ponderados A (dBA). Esto se debe a la densidad de tráfico rodado. 
Especial atención requieren las zonas de alta sensibilidad acústica. En Briviesca se corresponden con las áreas escolares, donde se alcanzan altos niveles sonoros. En el colegio Juan Abascal, situado junto al punto donde confluyen tres de las calles con más tráfico, se llegan a alcanzar valores entre 60-65 dBA, teniendo en cuenta el valor límite de niveles sonoros ambientales para estas áreas no debería superar los 60 dBA.