Todo afinado para el Concurso de Órgano Francisco Salinas

ICAL
-
El jurado y los finalistas del concurso ha sido recibidos esta tarde en la Sala Polisón del Teatro Principal. - Foto: DB

Los conciertos serán mañana, a las 20 horas, en la capilla de San Enrique de la Catedral, y el domingo, a las 19 horas, en la iglesia de La Merced

La primera edición del Concurso Nacional de Órgano Francisco Salinas – VIII Centenario de la Catedral de Burgos arrancará mañana en un concierto en el que los cuatro finalistas interpretarán un repertorio ibérico de los siglos XVI al XVIII en el órgano de la capilla de San Enrique, en la Catedral de Burgos. Además, habrá una pieza obligatoria de Antonio de Cabezón y una o dos que escogerán libremente.

El recital durará alrededor de una hora y la entrada será gratuita hasta completar el aforo alrededor de la capilla. El acceso se hará por la puerta del Sarmental. Este certamen se enmarca dentro de los actos para conmemorar los 800 años que la seo burgalesa cumplirá en 2021, y está organizado por el Ayuntamiento de Burgos y la Fundación VIII Centenario de la Catedral.

El domingo, los concursantes se desplazarán hasta la iglesia de La Merced, gracias a la cesión del espacio por parte de la Compañía de Jesús. El concierto comenzará a las 19 horas y durará dos horas. Durante ese tiempo los cuatro finalistas trabajarán con un repertorio de los siglos XIX y XX con piezas escogidas por ellos. También será gratis. El periodista de RNE y escritor Carlos Santos será el encargado de presentar los dos conciertos.

El jurado estará presidido por el organista español de mayor proyección internacional, Juan de la Rubia, titular de la Sagrada Familia de Barcelona. El secretario será el organista burgalés Diego Crespo, que coordina el concurso y es presidente de la Asociación de Amigos del Órgano Antonio de Cabezón. A ellos les acompañarán en la toma de decisiones Loreto Fernández Imaz, profesora en el Conservatorio de San Sebastián; Marco Brescia, organista italo-brasileño y doctor en Musicología; Andrés Cea Galán, profesor del Conservatorio de Sevilla y fundador de la extinta Academia de Órgano de Andalucía; y Óscar Laguna de la Mata, organero con más de 25 años de experiencia.

Los finalistas seleccionados son Pol Álvarez Viciana (Terrasa, 1999), Javier Moral Agraso (Burgos, 1997), Berenguer Montserrat Robert (Vilafranca del Penedés, 1995) y Sara Johnson Huidobro (León, 1992).

El jurado y los 4 finalistas han asistido hoy a una recepción informal en la Sala Polisón del Teatro Principal, en la que se ha sorteado el orden en el que los participantes interpretarán las piezas mañana y el domingo. 

 

PREMIOS

Los concursantes optarán a varios galardones. El primer, segundo y tercer premio recibirán 3.000, 2.000 y 1.250 euros, respectivamente, tras la celebración de sendos conciertos que formarán parte de la programación del Instituto Municipal de Cultura a partir de octubre. Además, Adeco Camino les premiará con la participación en otro recital para cada uno y que tendrán lugar en verano en localidades del Camino de Santiago en el entorno de Castrojeriz.

Por último, habrá otro galardón especial para el mejor intérprete de música ibérica que consistirá en otro concierto por el que obtendrá 800 euros. En concreto, la Fundación VIII Centenario de la Catedral. Burgos 2021 asume el coste del segundo premio y el Ayuntamiento, el primero y el tercero y el especial.

Este concurso servirá para reivindicar el órgano y “poner en alza el valor patrimonial y cultural de Burgos y su provincia”, así como rendir tributo a Antonio de Cabezón y Francisco Salinas, “relevantes compositores y organistas” burgaleses, tal y como indicó la portavoz del equipo de Gobierno municipal en funciones, Carolina Blasco, durante la presentación del certamen.

Cada día se interpretará el repertorio propio de cada instrumento. Así, el de la capilla de San Enrique se ha escogido por su buen estado de conservación y por ser ibérico y, por tanto, ser coherente con la música española y portuguesa que sonará en él. El de La Merced es el único de los construidos por Cavaillé-Coll en el siglo XIX que funciona en Burgos y destaca por su singularidad e importancia.