El cadáver del Ebro, maniatado y con pesos para hundirlo

R.C.G.
-

Fernando Martín llevaba 9 días desaparecido y se investiga si el crimen se cometió en el lugar o su muerpo fue trasladado allí posteriormente. Ayer se rastreó el río en Miranda buscando pistas

El cadáver del Ebro, maniatado y con pesos para hundirlo

Fernando Martín, el hombre hallado muerto el lunes en el río a su paso por Montañana, estaba maniatado y al cuerpo se le había colocado pesos con la intención de que se hundiera en el agua. Son los primeros datos que han trascendido de una investigación que sigue abierta con el fin de esclarecer la trágica muerte de este escayolista mirandés, aunque oficialmente se guarda un escrupuloso silencio para no entorpecer las actuaciones que se están llevando a cabo.
El cadáver fue encontrado en la mediodía del pasado lunes por un vecino que paseaba por la zona, y que al ver un bulto sospechoso, alertó a la Policía. Para entonces la víctima ya llevaba nueve días desaparecido y su ausencia había sido denunciada por los familiares. De momento poco se sabe de lo que pudo suceder en todo ese tiempo.
Las pesquisas apuntan a que el cuerpo presentaba un orificio aunque aún no se ha determinado si el mismo fue la causa del fallecimiento y si lo produjo un arma blanca o de fuego. Tampoco está claro el lugar en el que se cometió el supuesto homicidio, si bien se sospecha que el cuerpo fue trasladado hasta Montañana tras el crimen con la intención de deshacerse del mismo y que el suceso no tuvo lugar allí. Es la primera línea de investigación que se está siguiendo aunque por ahora las fuerzas de seguridad no descartan ninguna hipótesis.
Los resultados que arroje la autopsia serán claves para ir dando respuesta a todos los interrogantes que rodean al caso y también para recomponer esta trágica historia con el objetivo de encontrar al autor o autores de tan macabro suceso. «Está todo judicializado y estamos pendientes de los datos que ofrezca la Policía Nacional», aseguraba al ser preguntado por lo ocurrido el subdelegado del Gobierno, Pedro de la Fuente, quien se limitó a confirmar que se trata de una muerte violenta como había adelantado DB y que el cuerpo estaba maniatado. Además, según ha podido saber este periódico también estaba lastrado, es decir, que se había colocado peso al cuerpo con el objetivo de que se sumergiera en el agua, aunque después de varios días, ha salido parcialmente a la superficie y por eso ha podido ser localizado.
La investigación ya se encuentra judicializada, por lo que tampoco el comisario provincial de Policía, Jesús María Nogales, pudo ofrecer muchos más datos al respecto, sobre todo porque los investigadores están a la espera de los datos de la autopsia delInstituto de Medicina Legal para avanzar.
búsqueda de pistas. Ayer mismo dos patrullas de la Guardia Civil rastreaban con zodiac el entorno de Montañana en donde fue hallado el cadáver en busca de más pistas que aporten luz a una investigación que ha suscitado incredulidad en la ciudad por las extrañas circunstancias que rodean al caso. Horas antes otros agentes estuvieron preguntando a los vecinos de la pequeña pedanía mirandesa si habían visto algún movimiento raro en los últimos días que pudiera conducir al autor del crimen.  
Y es que parece que el presunto homicidio pudo cometerse...

(Más información en la edición impresa).