Treviño aumenta la subvención para estudiar euskera

Ó.C.
-

El Ayuntamiento aportaba hasta ahora el 40% del precio de la matrícula y con el cambio de la ordenanza llegará al 70% para intentar beneficiar a todos los vecinos del Condado que reciben esta formación

Treviño aumenta la subvención para estudiar euskera Foto: Ricardo Ordóñez (ICAL)

El Ayuntamiento del Condado de Treviño ha modificado la ordenanza que regula las ayudas del municipio a los vecinos que estudian euskera. La principal novedad reside en que la administración local pasará de pagar el 40% de la matriculación al 70%. Con esta subida, el alcalde Enrique Barbadillo, reconoce que su intención pasa por «ayudar a todos los vecinos que tienen derecho a esta subvención, porque ahora sabemos que hay gente que lo está estudiando y lo puede pedir, pero por lo que sea no lo solicita».

El responsable treviñés asume que el porcentaje anterior «igual no despertaba interés», pero entiende que ahora llegarán a más personas, aunque la nueva norma establece que el 70% se otorgará en los casos en los que «la matrícula anual supere los 200 euros».

La medida beneficia a los vecinos que cursan euskera en Treviño y fuera del municipio, como en Vitoria, donde tienen constancia de que acuden más personas del enclave. A este respecto, Barbadillo detalla que el año pasado participaban cinco personas en la formación municipal, que sí que solicitaban la subvención. Al margen de estos, añade que demandaron la ayuda «solo dos o tres más y por eso hemos hecho la ampliación para que lo soliciten más».

Barbadillo sostiene que el Ayuntamiento puede soportar un incremento en esta convocatoria, «porque tampoco será mucho dinero» y recuerda que la promoción del euskera representa uno de los objetivos de la corporación, que recibe fondos de la Diputación de Álava para este cometido. De hecho,  colabora en la contratación de un técnico especializado en la dinamización de este idioma.

Dentro de la ordenanza, el Ayuntamiento establece los requisitos a cumplir por los demandantes. En primer lugar fija que los beneficiarios tienen que tener más de 16 años y en segundo, que las clases se impartan  dentro de los centros homologados por el Instituto de Alfabetización y Reeuskaldunización de Adultos del Gobierno vasco. Además, las personas que demanden esta ayuda deben de estar empadronados antes del inicio del curso y los alumnos están obligados a asistir al menos al 75% de las clases.