Tu privacidad es importante para nosotros

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios, medir las audiencias, personalizar el contenido que ofrecemos y mostrarte publicidad adaptada a tus intereses mediante la obtención de los datos necesarios para perfilar tus hábitos de navegación e inferir grupos de interés.
Podemos asimismo utilizar fuentes de datos externas para elaborar estos grupos de interés, así compartir los análisis de navegación y los grupos de interés inferidos con terceros con el objetivo de personalizar contenidos y campañas publicitarias.
Puedes personalizar los propósitos para los cuales permites el uso de tu información, utilizando los siguientes botones:
Puedes también consultar la política de cookies al completo aquí.
Saber más

Arthur toma el mando del Barcelona

Agencias
-
Arthur toma el mando del Barcelona - Foto: Rodrigo Jimenez

Valverde entrega la 'brújula' del centro del campo culé al brasileño para recuperar el fútbol de toque

Arthur Melo fue la gran apuesta de Ernesto Valverde para el ‘clásico’ del Santiago Bernabéu del pasado sábado y la entrada del centrocampista brasileño aportó mayor control del juego a los azulgranas que mostraron, por momentos, una versión más reconocible al ‘ADN Barça’, con un fútbol combinativo y de toque.
El partido copero, pese a la victoria y clasificación para la final, no dejó del todo convencido al entrenador blaugrana, que señaló después que a su equipo le había faltado dominar más la pelota. En busca de mayor posesión, el ‘Txingurri’ modificó su once y le dio un sitio al de Goiânia  para formar en la medular junto a Sergio Busquets e Iván Rakitic. Entre los tres tejieron una maraña de toques que, en algunas fases del choque,destapó las carencias de su rival.
Con esta novedad táctica, tuvieron los catalanes más el balón, lo jugaron con más criterio y, sobre todo, pusieron pausa y mantuvieron el fútbol de posición que tanto les costó en el partido copero. Y todo, en gran parte, gracias a un centrocampista que se ha  ganado a la hinchada culé por su estilo de juego y su humilde forma de ser fuera de los focos.
Además, la presencia de Arthur en la medular provocó otro cambio en el once al retrasar Sergi Roberto su posición al lateral en lugar del portugués Nelson Semedo. El canterano, experto en cuajar buenas actuaciones en el  Bernabéu, lució menos que en otras ocasiones en ataque, aunque realizó un buen partido, controlando al mejor de los locales, un Vinicius que no brilló tanto como en la Copa.