Tu privacidad es importante para nosotros

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios, medir las audiencias, personalizar el contenido que ofrecemos y mostrarte publicidad adaptada a tus intereses mediante la obtención de los datos necesarios para perfilar tus hábitos de navegación e inferir grupos de interés.
Podemos asimismo utilizar fuentes de datos externas para elaborar estos grupos de interés, así compartir los análisis de navegación y los grupos de interés inferidos con terceros con el objetivo de personalizar contenidos y campañas publicitarias.
Puedes personalizar los propósitos para los cuales permites el uso de tu información, utilizando los siguientes botones:
Puedes también consultar la política de cookies al completo aquí.
Saber más

Educación pide que se aclare el incidente del simulacro

R.C.G.
-
Educación pide que se aclare el incidente del simulacro

El insituto Fray Pedro de Urbina asegura que la organización no le informó de que la actividad era con personal armado y que además los hechos ocurrieron fuera de la zona autorizada

La situación de pánico que se generó durante el simulacro realizado el jueves en el instituto, que llevó a varios alumnos de la Escuela Oficial de Idiomas a atrincherarse durante unos minutos en una clase al pensar que se trataba de un ataque terrorista real, ha motivado que la Dirección Provincial de Educación pida más explicaciones sobre lo ocurrido. Desde el Fray Pedro de Urbina se elude cualquier tipo de responsabilidad y se insta a la organización del evento a explicar los motivos por los que las prácticas, que incluían personal armado, se realizaron fuera de las zonas autorizadas. De hecho la alarma se dio cuando una alumna salió del aula para ir al baño y vio a un hombre armado en el pasillo. "No tenía que estar ahí", afirma Jesús Asensio, director del instituto, quien remarca que el permiso concedido era para zonas específicas "libres de contacto con cualquier persona ajena a la actividad y separadas de donde tuvieron lugar los desafortunados hechos". Asensio va más allá y asegura que la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (Semes), organizadora de la convención nacional en la que se enmarcaba el simulacro, no le había informado correctamente sobre la actividad que se iba a llevar a cabo. "En ningún momento nos dijeron que se fuera a realizar un simulacro con armas", explica el director, quien remarca que cuando le solicitaron la cesión de las instalaciones le informaron solo de que iban a tener lugar en ellas seis talleres pero sin especificar el contenido. "Fuera del horario lectivo tratamos de colaborar en lo que podemos con otras asociaciones, siempre que no influya en el desarrollo de las clases. Nos pidieron un lugar y les dimos permiso para utilizar una zona totalmente acotada, alejada del resto de la instalación y del lugar en el que estaban los alumnos de la Escuela Oficial de Idiomas. Sin embargo está claro que hubo quienes se salieron del lugar delimitado", matiza. Aunque ha mantenido ya una reunión con Semes para tratar de aclarar lo ocurrido, oficialmente la organización no ha dado su versión. Por este motivo Asensio, que entiende que desde la Dirección Provincial de Educación se pidan explicaciones porque "se puso en peligro a alumnos y profesores", deja claro que tomará "las medidas necesarias para depurar responsabilidades y resarcir a quienes sufrieron las consecuencias de este desafortunado hecho". Y es que el jueves se vivieron momentos de gran tensión entre los asistentes a la clase de italiano de la EOI cuando una compañera entró en el aula aterrorizada tras ser apuntada en el pasillo por un hombre vestido de civil. Durante unos minutos todos pensaron que se trataba de un ataque real por lo que pusieron las mesas contra la puerta y apagaron la luz mientras intentaban comunicarse con la policía. La chica que protagonizó el suceso y otra alumna tuvieron que ser atendidas por una crisis de ansiedad.