Tu privacidad es importante para nosotros

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios, medir las audiencias, personalizar el contenido que ofrecemos y mostrarte publicidad adaptada a tus intereses mediante la obtención de los datos necesarios para perfilar tus hábitos de navegación e inferir grupos de interés.
Podemos asimismo utilizar fuentes de datos externas para elaborar estos grupos de interés, así compartir los análisis de navegación y los grupos de interés inferidos con terceros con el objetivo de personalizar contenidos y campañas publicitarias.
Puedes personalizar los propósitos para los cuales permites el uso de tu información, utilizando los siguientes botones:
Puedes también consultar la política de cookies al completo aquí.
Saber más

Estafan en un convento con un falso certificado energético

DB
-
Estafan en un convento con un falso certificado energético

Una congregación religiosa pagó 450 euros a un hombre que se hizo pasar por un trabajador de la Junta de Castilla y León para obtener el documento de eficiencia del edificio

Según la denuncia interpuesta en Comisaría, un convento de la ciudad de Burgos, ha sido estafado con la excusa de realizar el certificado de eficiencia energética de edificios. La denunciante contó a la Policía Nacional

que había recibido una llamada telefónica en su domicilio por parte de quien decía ser personal, quien realiza los certificados de eficiencia energética de edificios de la Junta de Castilla y León, preguntando a la víctima si habían realizado el citado certificado y al contestarle la mujer que no habían hecho dicha gestión, el estafador le informó que de inmediato le iba a enviar un técnico.

En cuestión de media hora se personó un hombre en su domicilio presentándose como empleado de la Junta de Castilla y León y que va a proceder a realizar el Certificado, dado que es un documento obligatorio y que de no hacerlo puede ser en su caso multada, facilitando sus datos personales y firmando un documento.

El supuesto empleado de la Junta, le manifestó que el certificado debía abonarse en efectivo, siendo la cantidad de 450 euros y extendiéndole un recibo como resguardo de haber pagado dicha cantidad, para acto seguido abandonar el domicilio. La mujer extrañada de lo ocurrido, realizó una llamada telefónica a la Junta de Castilla y León, manifestando este organismo que no habían enviado a ningún empleado a realizar inspección alguna.