Tu privacidad es importante para nosotros

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios, medir las audiencias, personalizar el contenido que ofrecemos y mostrarte publicidad adaptada a tus intereses mediante la obtención de los datos necesarios para perfilar tus hábitos de navegación e inferir grupos de interés.
Podemos asimismo utilizar fuentes de datos externas para elaborar estos grupos de interés, así compartir los análisis de navegación y los grupos de interés inferidos con terceros con el objetivo de personalizar contenidos y campañas publicitarias.
Puedes personalizar los propósitos para los cuales permites el uso de tu información, utilizando los siguientes botones:
Puedes también consultar la política de cookies al completo aquí.
Saber más

Los positivos por droga suben un 67% en 2 años

F.L.D.
-
Los positivos por droga suben un 67% en 2 años - Foto: Alberto Rodrigo

Ya superan a los de alcohol. De los 1.368 conductores denunciados tras realizar un control, 754 habían consumido sustancias estupefacientes

Bien sea por concienciación o por miedo a una dura multa, la mayoría de los conductores evita coger el coche después de haber consumido alcohol. Se trata de un paso muy importante para conseguir que no haya positivos en los controles que realiza la Guardia Civil, pero desde la Dirección General de Tráfico muestran cautela. La preocupación se centra ahora en conseguir que la sociedad tenga la misma percepción de peligro al volante en materia de drogas. A pesar de que los test que se realizan en las carreteras son menos que los de bebidas etílicas, mucho menos ágiles y también más selectivos, el crecimiento en los últimos años ha sido considerable. Según los datos de la Jefatura Provincial, 754 personas que realizaron la prueba habían tomado algún tipo de sustancia. Son 178 más que en 2017 y 303 más que en 2016.
Estas cifras muestran que el crecimiento en tan solo dos años es del 67%. Además, por segundo ejercicio consecutivo los positivos por drogas fueron superiores a los de alcohol, concretamente 140 más, algo que inquieta a la DGT. Y no es para menos, porque son muchos menos los controles que se realizan por consumo de sustancias que por bebidas etílicas. El jefe provincial, Raúl Galán, recuerda que aunque este tipo de test «se ha ido generalizando en los últimos tiempos», a día de hoy la tecnología no permite la misma agilidad que en los alcoholímetros y, por ello, «no se pueden realizar tantas pruebas como nos gustaría».
Actualmente, cada vez que se realiza un control de cualquier tipo por parte de la Guardia Civil, se produce un accidente o simplemente se detiene a un vehículo por cualquier circunstancia, el conductor sopla para comprobar que no ha bebido alcohol. Sin embargo, los test de droga se limitan a campañas puntuales, siniestros con heridos o posibles síntomas visibles que presenta una persona y que detectan los agentes del Subsector de Tráfico.
«Aún sigue habiendo muchos positivos en alcohol y el objetivo de la DGT es llegar al cero», incide Galán para puntualizar seguidamente que, no obstante, «la sociedad cada vez disocia más el consumo de bebidas con la conducción, no solo porque podemos enfrentarnos a una multa, sino porque sabemos que nuestras capacidades están mermadas y nos exponemos a un riesgo de accidente». Con las drogas, apunta, se han llevado una desagradable sorpresa, pues no esperabanconductas «tan generalizadas».

[más información en la edicón impresa]