Tu privacidad es importante para nosotros

Utilizamos cookies propias y de terceros para analizar nuestros servicios, medir las audiencias, personalizar el contenido que ofrecemos y mostrarte publicidad adaptada a tus intereses mediante la obtención de los datos necesarios para perfilar tus hábitos de navegación e inferir grupos de interés.
Podemos asimismo utilizar fuentes de datos externas para elaborar estos grupos de interés, así compartir los análisis de navegación y los grupos de interés inferidos con terceros con el objetivo de personalizar contenidos y campañas publicitarias.
Puedes personalizar los propósitos para los cuales permites el uso de tu información, utilizando los siguientes botones:
Puedes también consultar la política de cookies al completo aquí.
Saber más

Torra burla la ley y pondrá otros símbolos amarillos

SPC
-
Torra burla la ley y pondrá otros símbolos amarillos - Foto: David Zorrakino - Europa Press

El Govern acata la recomendación del defensor del pueblo catalán para retirar de los edificios públicos los distintivos de apoyo a los presos del procés, pero busca alguna alternativa

El desafío de Quim Torra con el mantenimiento de los lazos amarillos y las esteladas en los edificios de la Generalitat vivió ayer un nuevo y desconcertante capítulo que, a priori, acabará con ambos símbolos retirados, tal y como exigía la Junta Electoral Central. Sin embargo, no será el líder del Govern quien dé la orden de su eliminación. Además, se estudian alternativas, amarillas por supuesto, para sustituir a los distintivos prohibidos.
Después de desoír los requerimientos del órgano regulador de los comicios para que suprima estos símbolos de las instituciones, al considerar que vulneran la neutralidad que deben guardar los organismos públicos en las semanas previas a los comicios generales, ayer fue Rafael Ribó, el síndic de greuges (el defensor del pueblo catalán), el que recomendó al presidente del Ejecutivo regional que acate la decisión del órgano regulador de las elecciones y elimine los signos independentistas. 
En su escrito de conclusiones, que Torra conocía desde el pasado viernes aunque el martes la portavoz de la Generalitat, Elsa Artadi, lo negó, señala que «fuera del período electoral, todo el mundo, también las autoridades públicas, deben tener la libertad de colgar cualquier simbología», pero durante las semanas previas a unos comicios «está de acuerdo con lo que señala la Junta Electoral Central sobre la necesidad de que las instituciones respeten la neutralidad». En este sentido, recomienda al líder del Ejecutivo autonómico que retire los lazos amarillos, las esteladas y cualquier otro distintivo partidista de los edificios de la Generalitat hasta la finalización de la votación.
Después de hacerse pública esta recomendación, el president aseguró a través de un comunicado que tiene previsto «seguir las recomendaciones» del síndic de greuges, aunque matizó que él no dará «ninguna orden» en el sentido que planteaba la Junta Electoral Central, ya que considera que «los lazos amarillos no son un símbolo partidista».
Según fuentes de diversas consejerías, el líder del Govern estudia una alternativa simbólica que podría pasar por colocar, en lugar de lazos y esteladas, flores, adhesivos u otros elementos de color amarillo en las dependencias de la Generalitat. De hecho, en el departamento de Agricultura ya se podían der dibujos de flores y animales de granja pintados de amarillo bajo el lema «Els jutgen a ells, ens jutgen a tots» (Los juzgan a ellos, nos juzgan a todos).