scorecardresearch
María Jesús Jabato

Señales de vida

María Jesús Jabato


Reinas

10/06/2022

Mañana se proclamará en la Plaza Mayor a las reinas de la pequeña monarquía de las fiestas locales aunque aún faltan días para San Pedro y San Pablo, pero así lo han querido el alcalde De la Rosa y la concejala Carpintero, que han anunciado a dúo que este acto será el prólogo de lo que vendrá después, o sea, un millón trescientos mil euros en conciertos y jaranas varias para que el personal olvide que tiene plomo en las alas. Pan y circo, o mejor, circo a secas, que aquí no hay pan por ninguna parte aunque haya feria de tapas, gastronetas y otros tinglados festivos donde mover el diente. En otros tiempos más juiciosos que el actual, solo tiraba los muebles por la ventana quien daba en mejor fortuna por haber recibido un premio en la lotería, pero aquí y ahora tiramos la casa por el balcón municipal aun sabiendo que tras los festejos de San Pedro y San Pablo seremos más pobres que antes.

Atesoraremos, eso sí, la inefable experiencia de haber escuchado en esta tierra sagrada donde nacimos y moriremos al tigre de Gales, o sea, a Tom Jones, que a sus ochenta y dos todavía canta Sexbomb con permiso de artrosis y demás padecimientos geriátricos de la cadera; bomba sexual, eres mi bomba sexual y me pones, nena, canta Jones, aunque en inglés, claro. Larga vida a sir Tom. Pero estábamos diciendo que mañana se proclama a las reinas, que son reinas sin rey porque no hay quien quiera serlo. Los chicos pasan de estas pompas y protocolos y hacen bien, porque esto de las reinas de las fiestas no deja de ser una cosa franquista y trasnochada. Hasta Carmencita Franco lo fue en Burgos, sí, en Burgos: reina de las fiestas del certamen poético de 1943 celebrado por el Milenario de Castilla; allí la muchacha se deleitó con la lectura pública del Romance de Fernán González, que siempre es bueno acudir a los clásicos, que algo queda, pero las reinas solo escucharán los discursitos de siempre e incluso pronunciarán el suyo emulando a Demóstenes. En fin, que, aunque tímidamente, ya arde junio en el fuego festivo.

Que vivan las reinas sin reyes, que vivan el alcalde De la Rosa y la concejala Carpintero que tan abundante amenidad nos procuran y que viva El tigre de Gales, que rugirá en la selva jaranera de Burgos, bomba sexual, eres mi bomba sexual, y me pones, nena, yeah.
mariajesusjabato@mariajesusjabato.com