Plaza Mayor

Carla Martín


Por fin 2021

30/12/2020

Recuerdo cuando el coronavirus truncó nuestros planes allá por el mes de marzo. Recuerdo el primer caso en la provincia, la primera mascarilla, los abrazos que se quedaron en amago y las veces que sin querer estiré la mano para casi tocar a alguien.
Nos vendieron la nueva normalidad como un objetivo a alcanzar y fue precisamente en ese momento cuando me di cuenta de que ya nada era normal. Recuerdo mi primer concierto de la era Covid. Los artistas saltaron al escenario con mascarilla y, situados en el extremo más cercano a su demasiado separado público, permanecieron unos eternos segundos aplaudiendo en silencio. Me fijé en la expresión de Eva Amaral, a punto de llorar, y en ese preciso instante pensé «¿pero qué co... estamos viviendo?».
A trancas y barrancas fueron pasando los días y llegamos a noviembre, uno de los meses que más me ha conseguido asustar. Burgos encadenaba jornadas con casi una decena de muertes diarias, llegamos a ser la ciudad con la mayor incidencia del país. Y estas burradas, por supuesto, había que contarlas, cada día, en directo, en nuestro informativo. Pero los últimos días de este fatídico 2020 nos tenían guardada una sorpresa. ¿Quién nos iba a decir que la vacuna llegaría solo unos meses después?
Quedan poco más de 24 horas para despedir el año de la desilusión, para dejar atrás lo malo que nos ha dejado, aunque sea solo de una manera simbólica, y permitir que la esperanza regrese a nuestro día a día.
Quiero invitarles, en esta última columna del 2020, a cambiar de ciclo conmigo. A quienes pasarán la noche solos y a quien no, si quieren, el equipo de La 8 Burgos les espera al otro lado del televisor esta Nochevieja, a eso de las 23,15 horas. ¿Se toman las uvas con nosotros?