scorecardresearch
Fernando González Urbaneja

Cartas desde 44 leguas

Fernando González Urbaneja


¡Libertad!, ¡cuántos crímenes en tu nombre!

23/11/2021

Con la cabeza en la guillotina, a finales del XVIII, Madame Roland pronunció ante la multitud las palabras con las que ha pasado a la historia. «¡Oh libertad, cuántos crímenes se cometen en tu nombre!». Era una de las damas de la revolución que defendió con ardor y elegancia, pero la revolución la llevó al cadalso cuando criticó sus excesos, cometidos en nombre del lema libertad, igualdad, fraternidad. 

Viene a cuento el grito de la Roland de las manifestaciones de los negacionistas en varias ciudades europeas en protesta con las medidas tomadas por los gobiernos austriaco, holandés, belga, italiano… para combatir la cuarta ola de la pandemia mediante confinamientos parciales y la exigencia de vacunación para asistir a espacios públicos.

Bajo la bandera de la libertad negacionistas y extremistas de distinta condición reclaman su derecho a hacer lo que les venga en gana con respecto a la pandemia. ¡Cuántos crímenes en nombre de la sagrada libertad! Sin duda más que un derecho, pero que incluye obligaciones como todos los derechos. Y entre las obligaciones más obvias la libertad de los demás, en el choque entre dos libertades contrapuestas, la de no vacunarse y la de no contagiarse, hay que ponderar cual de ellos predomina. 

Libertad es una palabra gruesa que conviene utilizar con mesura y responsabilidad. ¡Mi libertad!... ¿de portar armas (y dispararlas), libertad de conducir con más copas de las recomendables, de circular por la izquierda cuando todos van por la derecha… son solo unos ejemplos de excesos. 

Limitar la libertad es un asunto delicado para cualquier gobierno democrático que se funda en el estado de derecho, en cumplir la ley. Exigir vacunas para circular por el espacio publico cuando hay una pandemia limita la libertad de algunos, pero protege derechos de otros tan importantes como el derecho a la vida y la salud. 

Lo que madame Roland dijo hace 220 años ante los que la condenaron a la guillotina sigue vigente, ¡cuántos crímenes por el vano uso de la palabra libertad! 

ARCHIVADO EN: Vacuna, Pandemia, Vacunación, Salud