FIRMA SINDICADA

Rafael Torres

Periodista y escritor


La tercera ola

26/11/2020

El pensamiento es libre, pero a menudo descabellado: pensar en la Navidad, en las "fiestas", en las compras, en las cenas familiares vagamente pantagruélicas a causa de los inevitables langostinos gomosos, en los viajes de acá para allá, en las tensísimas comidas de empresa y en las cabalgatas desnaturalizadas desde que el rey Baltasar no es un concejal embetunado, pensar en todo eso mientras el parte nos arroja la última hora de la tragedia, quinientos y piso compatriotas muertos en un día, quinientas y pico terribles agonías en 24 horas, no sólo desvela la pobre naturaleza de semejante pensamiento, sino que nos anuncia, o mejor, atrae, la tercera ola.

En realidad, nunca hubo una primera ola, ni estamos en la segunda, ni habrá una tercera y una cuarta: es la misma ola. La pandemia no viene por entregas, sino que es la misma marea ondulada, y es fácil averiguar cuándo sube y cuándo baja esa marea. No es la luna la que dicta el flujo, sino el comportamiento social, de suerte que, como se sabe, cuando nos quedamos en casa o salimos lo justo, y extremamos las medidas de prevención, y pasamos de ocios diurnos y nocturnos por mucho que el castigado sector tenga, como todos, que apretar los dientes, la marea baja, las olas se alejan, y cuando sucumbimos a la impaciencia y al pensamiento pueril como ahora, que Gobierno, Comunidades y particulares andan planeando los excesos permitidos en "las fiestas", como si los excesos pudieran planearse y permitirse, la marea subirá, las olas volverán a romper con violencia en nuestra orilla, llevándose al fondo a quienes, por su avanzada edad, nadan demasiado débilmente como para escapar sanos y salvos de la resaca.

La tercera ola, la tercera ondulación de la marea alta ya se vislumbra en el horizonte de enero y febrero. Puede que en los próximos días, o semanas, amainen los contagios a consecuencia del toque de queda y de las restricciones, pero eso será un espejismo que nos induzca a beber como agua la arena del desierto. No se concibe peor escenario pre-navideño que el de la falsa percepción de mejoría en el estado de la mar. Lamentablemente, los virólogos sensatos que advierten de esto no son unos cenizos, y cuantos les escuchamos, tampoco. Ahora bien; hay otra Navidad, íntima, casera, nostálgica, musical, para quien tenga la inteligencia y el buen gusto, no necesariamente la fe, de ir a buscarla al desván de los trastos viejos.



Las más vistas

Opinión

¿Solo alguna opción? 

De no ser por esta dichosa pandemia, cientos de burgaleses teñirían de azul las gradas del WiZink el próximo 11 de febrero. Tocará disfrutarlo por televisión, como la victoria ante el Madrid en la Fase Final, como la conquista de Atenas...

Opinión

Europa

OPINIÓN| 'Europa', por Fernando G. Urbaneja, en Cartas desde 44 leguas