scorecardresearch
Isabel Martín

Plaza Mayor

Isabel Martín


Cuál y cuándo

02/06/2021

La vacunación. Esa suerte de lotería de la que todos estamos ahora pendientes para ver cuándo podemos dar un paso más hacia una ansiada normalidad. Según va reduciéndose la edad de los que reciben los pinchazos, las ganas de que te toque se incrementan, producto seguramente de las ganas de entrar en el grupo social que ya tiene una mayor defensa contra la enfermedad. 
La espera les provoca ansiedad a algunos, y al igual que pasó con la desescalada, las preguntas y los cálculos se acumulan y se mezclan con las críticas hacia el proceso de pinchazos. Si antes era porqué en tal sitio tienen los bares abiertos y aquí no o porqué los de este pueblo pueden viajar y yo no, ahora es porqué no empiezan ya con los de mi quinta o yo quiero que me pongan otra marca de vacuna, no la que dicen que me toca. Vamos, que si antes éramos todos epidemiológicos para gestionar de la mejor forma una pandemia, ahora nos estamos convirtiendo en inmunólogos y hemos aprendido en dos ratos lo que es el ARN mensajero y los efectos secundarios que conlleva una u otra formulación química.
Yo, en este asunto como en todos los demás de la vida, prefiero confiar en los que se supone que saben y huir de las teorías de la conspiración, porque si me van a meter un chip con la vacuna, espero que al menos me llegue mejor la señal de wifi. Si la vida te da limones, haz limonada. Hoy mismo he leído no sé dónde que a los de mi década les va a tocar la de un solo pinchazo, pero no han concretado aún fechas, igual que no sabemos cuándo nos podremos volver a sonreír abiertamente y sin barreras. Esperemos a la decisión de los que saben. Eso sí, aviso, me dejaré llevar por la alegría emocionada y me haré la foto para el recuerdo cuando me vacunen y otra, bien sonriente, el primer día que se pueda hacer al aire libre.