María Albilla


Que venga Einstein y me lo explique

20/11/2020

Estar tanto tiempo en casa da para mucho. Hasta para pensar un poco, oiga. Y en estas, con el bucólico escenario que deja el otoño a través de la ventana, veo cómo pasa el tiempo tan lento y tan rápido al mismo tiempo que, mira por donde, parece que empiezo a entender a Einstein (bueno, pero solo un poquito). 
Así, en un resumen muy resumido, lo que el científico alemán venía a decir es que los observadores en movimiento relativo experimentan el tiempo de forma diferente. Es perfectamente posible que dos acontecimientos tengan lugar de forma simultánea desde la perspectiva de un observador, pero que ocurran en momentos diferentes desde la perspectiva del otro. Espero que hayan sobrevivido y llegado hasta aquí. Si es así, gracias. Se merecen más aún mis respetos. La cuestión es cómo veremos dentro de unos años lo que hoy acontece. Entre unas cosas y otras llevamos ocho meses con nuestra movilidad restringida y hay días que parece que han pasado ocho años. Sin embargo, las semanas vuelan día a día y cuando esto empiece a remitir y forme parte de nuestros recuerdos, ¿cómo lo veremos en el conjunto de nuestra vida? Cada uno, como estimaba Einstein, tendremos una visión particular de la pandemia y sacaremos nuestras conclusiones. No me voy a apresurar a sacar las mías, pero no se crean, que ya voy tomando notas y llevan hasta unos cuantos tachones. 
Sea relativo o no el tiempo en función de sus observadores, lo que está claro es que pasa a toda castaña y no vuelve. Mi tía Elena, que murió con 97 años, solía decirnos que no sabía cuándo había cumplido tantas primaveras, que ella todavía se veía e?n el colegio. Así que, señores del tiempo, a mí que me devuelvan este año que, relativamente, se han apropiado sin permiso de él.



Las más vistas