scorecardresearch
Evaristo Arzalluz

Plaza Mayor

Evaristo Arzalluz


La moral de izquierdas

29/10/2021

Se ha instalado en el imaginario colectivo que la izquierda goza de superioridad moral porque se le supone que vela por los pobres.
Sin embargo es justo al revés. Sólo tres ejemplos:
1) El sistema de formación de precios en una economía planificada, como son las de izquierdas, lo realizan los que gobiernan. Por muy inteligentes que sean y por muchos datos que tengan (siempre suponiendo que no se mueven por intereses espúreos) nunca serán tantos como el conjunto de los consumidores y productores, que son los que forman los precios en una economía liberal. Pecado -estamos hablando de moral- de soberbia.
2) Está demostrado que en una economía liberal puede haber más desigualdad, pero los pobres son más ricos que los pobres de una economía planificada. Si el rico tiene 100 y el pobre 10 y hacen un negocio en el que ambos ganan el 10%, el rico tendrá 110 y el pobre 11. La desigualdad ha aumentado, pero el pobre es menos pobre. Eso lo saben los de la izquierda, pero prefieren que los pobres sean más pobres con tal de que los ricos sean algo menos ricos. Pecado de envidia.
3) La izquierda sostiene que la economía es un sistema de suma cero: si tú ganas es porque yo pierdo. Es sencillamente falso.
Soberbia, envidia, mentira colocan a la izquierda en inferioridad moral respecto de la economía liberal porque, aunque los liberales también pecan, lo hacen individualmente y no estructuralmente. Y por eso no nos riñen, ni nos sermonean, ni nos quitan libertad, como sí hace la izquierda.
Todas las grandes crisis, desde el crack de 1929 hasta la de 2008, las ha producido el Estado al intervenir en el mercado. Y temo que la que se avecina -como consecuencia del pago de la enorme masa de deuda emitida por los políticos para pagar sus promesas electorales- va a ser la peor. La subida de la inflación, de la luz, del gas, eso sí que es robar al pobre. Y al rico, pero al rico le da igual.