scorecardresearch
Luis Miguel de Dios

TRIGO LIMPIO

Luis Miguel de Dios

Escritor y periodista


Convención

05/10/2021

He seguido con interés la brevísima y nómada Convención del PP. Ahora estoy a la espera de que expertos, politólogos y ppólogos, tan abundantes ellos, me aclaren los resultados de cónclave de tal magnitud y resonancia. Yo solito soy incapaz de llegar a ninguna conclusión que me satisfaga. ¿Todo ese montaje en Galicia, Valladolid, Sevilla, Valencia para respaldar a Pablo Casado?, ¿tan necesitado estaba?, ¿todo ese desfile de estrellas, propias e invitadas, para que los oradores se deshicieran en elogios hacia su presidente al que Teodoro García Egea llamó, de una tacada, «líder, luchador, leal, imprescindible»?, ¿todo ese despliegue, personal y económico, para que el propio Casado no despejara en su discurso final las dudas sobre el camino futuro de su partido?, ¿hacia el centro o hacia Vox?, ¿todo ese montaje para acabar con el himno nacional como si el PP precisara apoderarse de él y monopolizar (¿en competencia con Vox?) lo que es de todos? Muchas incógnitas para una convención que, faltaría más, ha acaparado titulares durante toda una semana. ¿Se trataba también de eso, de estar permanentemente en el «candelabro», como dijo aquella famosa? No quiero ni pensar en las consecuencias si cunde el ejemplo. ¿Se imaginan si a todos los partidos, coaliciones, mareas, etc les da por organizar actos similares durante una semana? La paliza sería soberana y no haría si no aumentar el desinterés de la gente por la política. Peligroso. El acto final de Valencia nos permitió saber que la voz de Fernández Mañueco va a ser «la del mundo rural». Y que va a luchar contra la despoblación. A ver si es verdad y no una moda pasajera nacida en lo de la «España vacía». ¡Pero, hombre don Alfonso, culpar a Teresa Ribera de la despoblación cuando lleva el PP gobernando en Castilla y León desde 1987 y cuando la mayor sangría se produjo con Lucas en la Junta, Aznar en la Moncloa y todas las diputaciones y las principales alcaldías en manos de su partido! ¿O ya no se acuerda usted?, ¿o nos hace falta una convención regional por las 9 provincias? Tal vez así hallemos soluciones. Entre todos, eh, entre todos. Y sin Ayuso, aunque proceda de Ávila.