Plaza Mayor

Ana Isabel Angulo


El vaso medio lleno

16/10/2020

Quedan quince días para cerrar el mes de octubre, que está siendo tremendamente positivo para el deporte burgalés. Algunos pensarán que cómo se puede hacer una afirmación tan rotunda con la que está cayendo. Soy optimista y prefiero ver el vaso medio lleno. 
En el ambiente deportivo es habitual luchar contra las adversidades y afrontar el partido o el día a día con entereza y valentía. Pensar exclusivamente en trabajar con lo que hay. Estos meses, directivos, jugadores y entrenadores han abogado por el regreso de las competiciones y se han ido amoldando a la situación. Están viviendo un tiempo extraño y doloroso pero no se amilanan y luchan por crecer. Este planteamiento es el que debería imperar en la sociedad.
Al deporte le ha robado muchas cosas la actual situación; pues le ha privado de disfrutar de la conquista de un histórico título continental; de ver el paulatino crecimiento de los equipos en pretemporada y hasta en competición oficial y este fin de semana de vivir una Copa del Rey de rugby en directo; además de poner trabas a cualquier actividad deportiva.
Sin embargo, nada nos puede arrebatar el título de campeón de la Champions del San Pablo; de saber que este domingo San Amaro será el epicentro del rugby nacional; que el Burgos abre una nueva campaña cargado de optimismo e ilusión; que varios clubes ya han empezado a competir y que luchan por alcanzar sus objetivos.
Es el vaso medio lleno y la lección que el mundo del deporte ofrece día a día para no decaer y seguir luchando. Los deportistas son el espejo en el que muchos jóvenes se miran. Son los ídolos a seguir y ahora más que nunca es cuando todos debemos emular sus sacrificios y su lucha constante por seguir adelante.