Plaza Mayor

Leticia Ortiz


Sálvese quien pueda

19/03/2021

Ya habían dado muestras a lo largo de la pandemia, pero la última semana y media ha acabado por confirmarlo: a los políticos de este país no les importamos nada. ¡Y nos reíamos hace no mucho de la esperpéntica política italiana! Que habrá excepciones, claro. Pero se quedan en eso, en criaturas casi mitológicas, que están pero no se ven. Como los linces ibérico. O, para los taurinos, como un Juan Pedro que se arranque cuatro veces al caballo desde los medios. 
En plena pandemia, con 90.000 compatriotas muertos, con millones de contagiados, con cientos de familias en ruina por la crisis económica y con las colas del hambre aumentando cada día, los que nos gobiernan, de todas las siglas y de todas las ideologías, están en un continuo sálvese quien pueda. Importan los sillones, no los ciudadanos. Ni los que llevan toda la vida y presumen, precisamente, de ese bagaje en la gestión ni los que vinieron a regenerar esto y copiaron los peores vicios de los mayores están a la altura no ya de la Historia, sino de los ciudadanos de a pie, esos héroes anónimos que sujetan todo el peso de un país devastado. 
Una rompiendo desde Madrid un Gobierno autonómico para tocar poder en más sitios; otra convocando elecciones para no perder su puesto; el de más allá, cual macho alfa de la manada, presentándose como salvador del mundo; uno más, moviendo piezas para que los socios y a la vez enemigos no estén por encima en el organigrama; otro acercando terroristas por aquello del «café para todos»; los de siempre que oye, que dejen de hablar de Murcia que lo que importa es el «conflicto catalán»; cinco mociones de censura presentadas en un día...
 Y la gente, mientras, acojonada porque dicen en la tele que las vacunas dan trombos. O pensando qué van a hacer de comer si la nevera está vacía. O haciendo cuentas para llegar a fin de mes con la persiana bajada. Pero eso no importa. Nada les importa. Solo ellos.



Las más vistas

Opinión

De Calderé a Calero

"Calero se vio fuera del Burgos CF cuando el 'caso Salmerón' se demoraba. No abandonó entonces el barco, convenció a su tripulación de remar con fuerza, junta y en una mista dirección. Y hoy el navío avista tierra"