Plaza Mayor

Fernán Labajo


Del miedo al olvido

16/09/2020

Escribe Manuel Vicent en su genial Ava en la noche que «hubo un tiempo en que toda la conciencia política era humo de Marlboro». Habla de una época que no dejamos atrás por no ser capaces de cerrar debidamente las heridas, acomplejados por esa debilidad tan nuestra de no querer dar la razón al de enfrente. Pero si aún no hemos dado con la tecla para narrar bien la historia de ayer, cómo va a descansar en paz todo lo que ocurrió el mes pasado.  

Se me escapa una sonrisa irónica al leer esa frase porque días atrás vi cómo gente que cada día se pone la camisa de la memoria histórica se niega a reconocer la equidistancia del cartel de la serie Patria, que prepara la plataforma HBO. De distinguir sin matices que unos fueron las víctimas y otros sus verdugos. Que cuando se cambiaron las tornas, ahí estuvo una justicia madura que puso los derechos humanos por encima de todo. Pero es que también me sorprendo al ver cómo ‘los otros’ se rasgan las vestiduras por este desafortunado adelanto de la adaptación televisiva de la novela de Fernando Aramburu, después de ponerse de perfil cuando sus primos les animan a dar cristiana sepultura, o al menos digna, a los abuelos que aún yacen en las cunetas de toda España. 

Lamento mucho la poca empatía de estos últimos, pero en el fondo la achaco a la ignorancia supina del privilegiado. Me entristecen más los que avalan esos pequeños matices que cambian el relato de lo que sí han vivido. Que quieran olvidar así de rápido y por el camino más corto. Que sean ellos los que concedan el perdón sin haber perdido a un padre, a un hermano o a un hijo. Sin ni siquiera haber vivido en el País Vasco. Todo es humo en estos días inciertos. Una nube de prejuicios y cabezas duras. Mientras, las víctimas tienen que tachar los renglones de más y reescribir con resignación cada letra. 



Las más vistas