Pretérito Imperfecto

Pedro del Barrio


Ensillar

01/10/2020

De mi madre recuerdo muchas cosas y algunas de ellas las guardo en el corazón, como sus dichos; digo yo que los habría oído, de pequeña, en su pueblo, Cerezo de Río Tirón (era cerezana, o como ella decía, de Cerosía). Este me ponía de los nervios: «Desde que ensillas hasta que montas». Con él te incitaba a hacer rápido las cosas. Luego, de joven, y teniendo presente ese dicho, me gustó ver la equitación en la Hípica de la Deportiva Militar, con los saltos de obstáculos de caballos. Allí supe que ensillar un caballo, sobre todo el percherón, es muy prolijo, por los muchos pasos a dar para hacerlo, siendo el primero de ellos acercarse al bruto lentamente por un costado, hablándole con calma para que coja confianza. El pasado 12 de septiembre salió en el Diario de Burgos que nuestro alcalde (PSOE) habló con los de Toledo (PSOE), Madrid (PP), Bilbao (PNV) y Santander (PP), proponiéndoles el Corredor Central Ferroviario. Esta reivindicación recuerda a la propuesta que la Cámara de Comercio de Burgos hizo el 19 de febrero de 2018, en el Teatro Principal de Burgos, a los presidentes de los puertos de Bilbao, Algeciras y Pasajes, y a 15 Cámaras de Comercio, en defensa del Eje Central Ferroviario como transporte de mercancías por ferrocarril. ¡Cómo recordé el proverbio de mi madre! Y, más aún, el primero de los pasos para ensillar las caballerizas y jumentos similares, porque ambas reuniones son, para mí, como ese primer paso para ensillar al ganado ecuestre-político que tenemos en este país, que no quiere ni enterarse que, en Europa, Alemania encabeza el transporte ferroviario de mercancías, moviendo 14 veces más que España; Italia y Francia 3,5 veces más; Rumanía, el doble, y que, junto a Estonia y Turquía, somos los últimos (el 18 y ellos el 19 y 20). ¡Desde que ensillas hasta que montas¡. Se necesita ser acémilas para no invertir en transporte ferroviario de mercancías, que se quintuplicaría por la riqueza que genera, con más industria, trabajo y población. Aquí tardamos en ensillar a los asnos, pero somos rápidos amordazando Reyes. ¡¡Y así nos va!!