scorecardresearch
Rocío Martínez

Mens sana in corpore sano

Rocío Martínez


Medallas que son lección de vida

30/08/2021

En sólo cinco días nuestra selección paralímpica ya ha conseguido ¡18 medallas! Más de las que logramos en todos los Juegos Olímpicos. España es una potencia en el deporte paralímpico mundial y tenemos la gran suerte de que una de esas medallistas, Marta Fernández, sea burgalesa, ¡qué orgullo! 
Porque si detrás de cada éxito deportivo hay horas y horas de entrenamiento, esfuerzo, espíritu de superación, en el caso de los deportistas con discapacidad, todo eso se multiplica por mil. Esas medallas llevan inscritas una lección, para todos, la de saber sobreponerse a que la vida te lo ponga difícil, la de no abandonarse, no rendirse, no quedarse en la rabia de por qué a mí, sino luchar, con el deporte como mejor arma. 
Dice Marta, que nació hace 27 años con una parálisis cerebral, que en el agua siente libertad. Y en el agua se ha bañado de plata, consiguiendo el récord del mundo de su categoría, en sus primeros Juegos. Y yo pienso cómo a veces nosotros nos ahogamos en un vaso de agua en cuanto algo se nos tuerce en la vida. Y entonces les ves a ellos, en silla de ruedas, ciegos, sin brazos, sin piernas, decididos a llegar a unos Juegos, determinados a ser independientes, a vivir una vida normal, aunque su vida no es normal sino extraordinaria. Celebro que el Comité Paralímpico y el CSD hayan decidido reconocer su valía también con un mayor reconocimiento económico. Si en Río, un oro recibía 30.000 euros, ahora serán 70.000. De 15.000 a 35.000 la plata. De 9.000 a 21.000 el bronce. Aunque no hay dinero en el mundo que pueda pagar el mensaje que nuestros paralímpicos lanzan a esta sociedad tan escasa a veces de buenos referentes. Eso tiene un valor incalculable. Celebremos sus éxitos, muy pendientes también de nuestra paisana del basket, Cruz Ruiz, y tomémosles como ejemplo cuando tengamos la tentación de bajar los brazos ante cualquier obstáculo. Ellos no lo hacen. Bravo por ellos… y sus familias. Y GRACIAS por tanto.