Diez Mil Preguntas

Salvador de Foronda


Estrategia y talento

08/07/2020

Las ideas son importantes, son inspiradoras y envejecen más rápido que los hombres, pero su éxito está en quién las ejecuta, de su saber hacer, de su ética, de su compromiso. Por eso lo más importante son las personas. He participado en Planes Estratégicos y proyectos empresariales y nunca me ha impresionado ni la literatura, ni las ideas, ni el grosor del documento, ni las tapas de colores, siempre me ha impresionado el equipo que es de donde salen las estrategias.

Como es difícil crear ideas y fácil crear palabras, con un ejemplo me entenderán mejor. Reflexionemos conjuntamente hacia la inversión en un startup, a ese mundo de ideas innovadoras, para convertirla en empresas eficientes y con futuro. Cuando lo conoces te das cuenta de que, a pesar de todo, la idea no vale más del 20%, demostrar su factibilidad puede alcanzar hasta un 30% más, pero las personas que hay detrás son como mínimo el 50% del valor.

Por lo tanto, si ustedes me preguntan, he de decirles que apuesto por los equipos, por las estrategias, por el talento, por la innovación, que es lo que distingue a un líder de los demás. Hoy un líder estratégico no necesita tener un cargo, ser poderoso o ser influyente, lo que necesita para ser eficaz, es saber aprovechar la situación, crear un nuevo camino hacia el futuro, tener mensaje, compromiso, ilusion y una visión que tenga sentido para las personas.

El mundo no paga a los hombres por lo que ‘saben’. Les paga por lo que hacen o inducen a otros a hacer, por lo tanto, ese líder, debe ser capaz de concretar estrategias, de otorgar una visión de lo que realmente propone y sabe repartir juego, obteniendo lo mejor de cada uno.

La nueva revolución tecnológica, la robótica, la conectividad, el big data, los algoritmos, nos ayudarán a preparar las estrategias, sin duda, pero la diferencia la pondrán las personas, que junto a la capacidad de convertir ideas en cosas será el secreto de creación de una revolución industrial de éxito.

Las ideas por sí solas, pueden ser brillantes o mediocres, pero la diferencia la ponen las personas. Como dice John Maxwell: «Si crees que eres un líder y no tienes nadie siguiéndote, sólo estás dando un paseo». Al fin y al cabo, un líder es un proveedor de esperanza con talento y aunque muchos creen que tener talento es una suerte yo pienso que la suerte pueda ser cuestión de tener talento.

 



Las más vistas