scorecardresearch
Vladimir V. Laredo

Petisoperías

Vladimir V. Laredo


Entente cordiale

26/01/2022

Sacado a colación el tema de la lamentable cantidad de atropellos, varios mortales, que se llevan sucediendo en nuestra ciudad desde unas semanas hasta aquí, me gustaría dar mi punto de vista al respecto. Los actores en esta tragicomedia diaria que llamamos tráfico somos muchos, y muchos de ellos ocupamos diferentes papeles según se vaya desarrollando el día, a saber: algunos ratos somos peatones, en otros momentos somos conductores, a veces podemos ser ciclistas, o ir en patinete eléctrico. A veces hay quien, además de todo eso, se dedica a organizar la circulación, con mayor o menor acierto.

Yo reconozco, y lo hago por escrito, que no siempre cumplo con mis obligaciones. En ocasiones no espero a que el muñeco del semáforo se ponga verde. Hay veces en las que cruzo nada más que cambia de rojo a verde, sin mirar a los lados. Otras, al volante, he apurado demasiado el naranja, o a lo mejor he ido un poquito más rápido de lo debido por evitar un semáforo rojo. Sé que alguno de ustedes ha ido alguna vez con su bicicleta en dirección contraria por una calle de único sentido, o que hubo un día en el que circuló por una acera teniendo el carril bici al lado. Y seguro que conoce a alguien con un patinete eléctrico que, pasando del tema, ha ido zigzagueando entre la gente por El Espolón. Incluso alguna vez le habrá pasado que, haciendo todo bien, al ir a cruzar un paso de cebra ha dudado porque estaba demasiado oscuro (no sé qué pasa a veces en esta ciudad con las luces), o porque le parecía peligrosa la velocidad a la que se acercaban los coches.

Tenemos que ser todos conscientes de que apurar con el coche en un semáforo, no cerciorarse de si pasan coches o no al cruzar la calle, apretar al conductor lento que llevas delante, saltarte el rojo porque vas en bicicleta o ir con tu patinete a toda pastilla por zonas peatonales, en sí mismos, no son más que gestos de incivismo, pero que, combinados, pueden dar con alguien malherido, quizá muerto. Acordemos entre todos un pacto, una entente cordiale, para que las cosas no vayan a mayores. Y ya si el Ayuntamiento se decidiera a poner farolas más potentes en los pasos de peatones y a que más de éstos fueran elevados, pues mejor.
 @VladimirConV