Los Heterodoxos

Ignacio Fernández de Mata


Sleepy Hollow

17/02/2021

Qué sonrisa habría arrancado a Washington Irving, postrer autor de los Cuentos de la Alhambra, saber que Sleepy Hollow, el jinete sin cabeza salido de su pluma en 1820, andaría dos siglos después por el Tribunal Superior de Justicia de Castilla y León. Una broma del destino llena de verbosidad.
Las declaraciones del presidente del TSJ en la 8 de CyLTV - «la democracia de un país se pone en solfa desde que el Partido Comunista, que es al que pertenece este señor (Iglesias), forma parte del Gobierno»- revelaron su ultraica concepción de nuestro sistema, su desprecio por el gobierno elegido en el Parlamento y su opinión del vicepresidente 2º. Además, hicieron buena la afirmación de Pablo Iglesias sobre la falta de normalidad democrática de España. No parece haber sido un lapsus, sino contumaz reincidencia. El presidente del Consejo General del Poder Judicial ya le reconvino en mayo del 2020 cuando Concepción acusó al gobierno de implantar el estado de alarma para «fines distintos a salvar a la población de la crisis del coronavirus». No le puso verde porque de ese color ya se había vestido él solito, pero sí le recordó Lesmes que por mucha libertad de opinión que exista —que ya hemos visto que no es tanta—, hay unos límites para los miembros del poder judicial destinados a preservar su imparcialidad y autoridad como jueces. En 2019, Concepción se pronunció públicamente en contra de la exhumación del dictador Franco y la vigente Ley de Memoria Histórica, que calificó como ‘perversa’.
Hay quien relaciona esta logorrea con el hecho de finalizar su mandato al frente del TSJ y sin posibilidades de alcanzar plaza de magistrado en el Supremo. Sus excesos orales -tan de mal gusto como los tuits y raps de Pablo Hasél, lo que, sin embargo, no debería entenderse delito-, estarían destinados a explicitar su disponibilidad política, aun cuando con ello incumpla con los más básicos principios de su cargo. He aquí un presidente de un Tribunal Superior irrespetando la separación de poderes y, por ende, a la propia Constitución.
El tiempo dirá si todo esto le llevó a algún lado o si la leyenda de Sleepy Hollow acabó engullida por su versión hispana: andar como pollo sin cabeza. De momento, el sonrojo que producen sus palabras no nos abandona.
losheterodoxos.blogspot.com



Las más vistas

Opinión

Las puertas del Purgatorio

"Las puertas de la Catedral en las que trabaja Antonio López me han llevado a 'La Ciudad del Gran Rey' y con ellas no solo he renovado mi amor por la basílica, sino que me han devuelto, también, la capacidad de ilusionarme con un proyecto..."